18 de mayo de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

En marcha segunda etapa de obras en la Ciénaga de Mallorquín

En la ciénaga de Mallorquín, el tesoro natural de los barranquilleros, se dio inicio a las obras de la segunda fase del proyecto para volver realidad la recuperación integral de este cuerpo de agua. El encargado de poner en marcha los trabajos fue el alcalde Jaime Pumarejo Heins en su compromiso por convertir a Barranquilla en la primera biodiverciudad de Colombia.

“Hoy es un día en donde arrancamos la segunda etapa de este gran proyecto, donde le vamos a cambiar la cara a Barranquilla. Estamos en un sitio mágico que nos regaló la naturaleza. La ciénaga de Mallorquín nos va a plantear una visión del tipo de ciudad que tenemos que tener, una ciudad que aprovecha el medioambiente y que a través de él puede generar empleo, calidad de vida, crecimiento económico, sitios de esparcimiento y muchas otras cosas”, expresó el alcalde Pumarejo.

De acuerdo con Pumarejo esta es la ciénaga de la vida y se le está dando la mano que necesita, reconociéndola y mostrándosela a los barranquilleros y a los colombianos, por ser este es un proyecto de ciudad y de país, al ser uno de los proyectos de biodiverciudad más importante que está financiando el Gobierno nacional.

“Estamos cuidándola, preservándola, utilizándola y restaurándola para que vuelva a ser una despensa de los pescadores que por tanto años la han utilizado, para que vuelva a ser un sitio donde podamos bañarnos, hacer deportes acuáticos y generar turismo y empleo, y para que sea un sitio en donde nos congreguemos y nos demos cuenta que si ya volvimos al río, ahora volveremos a la ciénaga y al mar Caribe, porque esta es una de las cuatro etapas que ya están financiadas y andando en este gran proyecto”, dijo el mandatario.

El alcalde Pumarejo estuvo acompañado por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Correa, por el gabinete de gobierno distrital y población vecina del sector.

Para el ministro, el inicio de esta segunda fase representa una apuesta decidida de la Administración distrital para brindarles a propios y visitantes la oportunidad de gozar de espacios de calidad, que permiten una conexión directa con el medio ambiente.
“Este proyecto es uno de los más emblemáticos de Barranquilla. Hoy estamos poniendo la primera piedra de esta segunda fase, que felizmente venimos apoyando en un modelo de ciudad que el presidente Duque ha venido impulsando en su apuesta por ser biodiverciudad. Hoy estamos aplaudiendo esta iniciativa para ver plasmado un sueño que impacta de manera positiva a todos los barranquilleros y colombianos”, explicó el ministro.

El ministro agregó que con esta obra Barranquilla se está adaptando a los efectos del cambio climático con manglares, senderos y proyectos sostenibles con las comunidades y, además, está protegiendo la biodiversidad.

Esta segunda etapa del proyecto contiene equipamientos como zona de manglario y acuario, plazas de descanso, muelle y piscina natural, ciclorruta, pasarelas y zona de parqueadero.

La zona de la unidad funcional 2 se encuentra implantada en la ciénaga sobre pilotes de madera –al igual que unidad funcional 1-, que sostienen la estructura de madera natural. Se accede a ella siguiendo el recorrido del sendero peatonal, conectado con los demás equipamientos. Su forma y configuración permiten diferentes maneras de acercamiento al agua a través de la piscina, hamacas y el muelle. La piscina usa el agua de la ciénaga y está equipada con espacios de servicios como baños, duchas, oficinas y aulas administrativas. Tiene un área cercana a los 3.100 metros cuadrados.

Recuperar el caño de la Auyama

Barranquilla, una ciudad de agua, bañada por el río Magdalena y bordeada por el mar Caribe también piensa en la recuperación integral de sus caños. Es por esto que el mandatario distrital anunció las obras que se realizarán en el caño de La Auyama para la recuperación integral en sus 4.6 kilómetros de longitud. Esta se hará de la mano con el Departamento de Planeación Nacional.

Esta recuperación comprende la reconstrucción de dos puentes vehiculares existentes con cimentaciones profundas, revestimiento de taludes con flexocreto y la recuperación de orillas con geobags y muros de suelo reforzado.

Compartir
Compartir