22 de octubre de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Giuliani, el abogado de Trump, en aprietos por escena de «cámara oculta»

Imagen de la escena de 'Borat: Subsequent Moviefilm'. AMAZON PRIME VIDEO

Giuliani, de 76 años, puede ser visto en una habitación de hotel metiéndose las manos dentro de los pantalones frente a una actriz que se hace pasar por presentadora de televisión

El abogado personal de Donald Trump y ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, ha sido atrapado en una polémica escena de cámara oculta de la película ‘Borat: Subsequent Moviefilm’, el segundo falso documental de este periodista kazajo creado por el humorista británico Sacha Baron Cohen.

En la escena se puede ver a Giuliani con las manos dentro de los pantalones mientras se tumba en una cama de la habitación de un hotel, frente a la actriz que representa a la hija de Borat en la película, Maria Bakalova, y que se está haciendo pasar por una presentadora de televisión, publicó este jueves el diario El Mundo de Madrid.

Según recogen medios norteamericanos, tras una ‘entrevista’ para un falso programa de noticias conservador, el ex alcalde de Nueva York sigue a la supuesta presentadora para tomar una copa en una suite del hotel que está siendo grabada por cámaras ocultas.

Después de que la actriz le quite el micrófono, Giuliani, de 76 años, puede ser visto acostándose en la cama, jugueteando con su camisa desenganchada y metiéndose las manos dentro de los pantalones. En ese momento son interrumpidos por Borat, que irrumpe en la habitación al grito de: «Tiene 15 años. Es demasiado vieja para ti», dice la crónica de El Mundo.

El diario explica que tras la repercusión alcanzada por las imágenes, ampliamente compartidas en redes sociales, Giuliani ha contestado en su cuenta de Twitter que «el vídeo de Borat es una completa invención. Me estaba metiendo la camisa después de quitarme el equipo de grabación».

«En ningún momento antes, durante o después de la entrevista fui inapropiado», asegura el ex alcalde, «si Sacha Baron Cohen implica lo contrario es un embustero».

En otros tuits, ha defendido que se trata de «un esfuerzo para acabar con mi implacable exposición de la criminalidad y depravación de Joe Biden y toda su familia», haciendo referencia a su participación en la historia del New York Post basada en un portátil que supuestamente pertenecía a Hunter Biden, entregado por Giuliani al periódico.

Cartel publicitario de la segunda entrega de 'Borat', en Nueva York.
Cartel publicitario de la segunda entrega de ‘Borat’, en Nueva York.

Las primeras informaciones sobre esta escena surgieron en julio, cuando Giuliani llamó a la policía porque le hicieron una sórdida «entrevista» en una habitación de hotel con una joven atractiva y coqueta. El abogado personal del presidente, que no respondió a las llamadas de la AFP, dijo al New York Post que pensaba que el encuentro sería una entrevista seria para comentar los esfuerzos del Gobierno de Trump para combatir la pandemia.

«Solo un poco después me di cuenta de que era Baron Cohen. Pensé en toda la gente a la que había engañado anteriormente y me sentí bien conmigo mismo porque no me atrapó», dijo Giuliani a la publicación, agregando que era «fanático de algunas de sus películas».

LA SECUELA DE UN EXITOSO FALSO DOCUMENTAL

La cinta ‘Borat: Subsequent Moviefilm’, que se estrena el viernes en Amazon Prime, es la secuela de la primera exitosa cinta del comediante británico de 2006, que recaudó 260 millones de dólares, le valió una nominación al Óscar y popularizó montones de frases del personaje.

Filmada en secreto este verano cuando  comenzó a relajar su confinamiento por el coronavirus, la cámara sigue a Baron Cohen interaccionar con la gente de a pie y políticos a través de su torpe y altamente ofensivo alter ego.

Giuliani, un estrecho aliado de Trump, es la víctima más destacada dentro del círculo del presidente, pero sin duda no es el único objetivo republicano en esta película. Baron Cohen describió en un reciente artículo de opinión en la revista Time cómo quedó temiendo por su vida después de colarse en un mitin sobre los derechos al porte de armas en el estado de Washington.

La premisa del filme es que Borat, en desgracia por los eventos de la precuela, busca redimir su nombre y el de su país presentando un regalo al vicepresidente Mike Pence, que aparece brevemente en la película.

Compartir
Compartir