10 de mayo de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Pfizer dice que se necesitaría una tercera dosis de su vacuna

El CEO de la farmaceuta Pfizer, Albert Bourla, aseguró que es probable que se necesite aplicar una tercera dosis de la vacuna contra la Covid-19 después de 12 meses de que el paciente recibe su segunda inyección.

Bourla agregó que, probablemente, las personas necesitarán recibir una vacuna contra la Covid-19 cada año, buscando mantener la respuesta inmune del cuerpo al coronavirus.

El CEO de Pfizer participó en un webinar organizado por CVS para conversar sobre la carrera mundial por la vacunación, charla en la que dio sus apreciaciones sobre la posibilidad de que se requiera una tercera dosis de la inmunización.

Textualmente, Bourla dijo que “un escenario probable es que se necesite una tercera dosis, entre seis y 12 meses y luego, a partir de ahí, habrá una revacunación anual, pero todo eso debe confirmarse. Y, nuevamente, las variantes jugarán un papel clave”.

La vacuna de Pfizer contra la Covid-19 es una de las más requeridas en el mundo. Ese antídoto, en principio, necesita dos dosis y está siendo aplicado en Estados Unidos, la Unión Europea y países de Latinoamérica como Colombia.

Además, otros millones de dosis se están distribuyendo a través del mecanismo Covax. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, informó que la comunidad europea explora nuevas negociaciones con Pfizer, con el objetivo de centrar su inmunización en el desarrollo de esa farmaceuta, mientras se esperan los resultados de las investigaciones sobre las inoculaciones de AstraZeneca y Janssen.

No es la primera vez que el CEO de una de las empresas que ha desarrollado la inmunización apunta a la posibilidad de requerir una nueva dosis. En febrero, Alex Gorsky, de Johnson & Johnson (Janssen), indicó que es probable que las personas necesiten recibir una inyección cada año.

Especialmente, porque se trata de vacunas que aún están siendo estudiadas, a pesar de que se estén aplicando de forma masiva en el ámbito internacional, debido a que este coronavirus apareció en diciembre de 2019.

Un ejemplo de ello son las alertas generadas por los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos, la Administración de Drogas y Alimentos y la Agencia Europea del Medicamento sobre posibles vínculos de dos de las inmunizaciones que se están suministrando con casos de coágulos en la sangre.

Todo esto hace parte de un proceso de fármaco vigilancia que se está aplicando mundialmente para evaluar cómo reaccionan las personas al suministro masivo de la vacuna contra la Covid-19.

Compartir
Compartir