26 de noviembre de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Los «puntos seguros»: oasis en las vías del Atlántico

Por William Cadavid*, especial para Hora en Punto

Son las 5 de la mañana del domingo y salgo de Barranquilla con rumbo a los límites entre los municipios de Tubará y Puerto Colombia. En la carretera hay un pelotón de 20 guerreros que transitan en sus corceles de dos ruedas sobre la Vía al Mar a la altura del puente de la Vía de la Prosperidad. Son escoltados por una moto que indica que hay que tener precaución. Es muy temprano, y en la carretera este episodio se repite varias veces.

Llego al punto seguro. Estoy 200 metros después del peaje de Puerto Colombia y me reciben cinco jóvenes que se encuentran atrincherados en una carpa listos para recibir a los ciclistas. Uno a uno va llegando: descienden, sedientos, de sus bicicletas de todos los colores. Saben que en la carpa encuentran algo para beber y también bocadillos que los llenen de energía, o simplemente, quieren reponer el aire para las llantas o darle un servicio técnico para las bicicletas.

Son más de 15 los que llegan, y al último se le atora el pie en el pedal de su bicicleta; cae al piso, y es ahí cuando de inmediato, uno de los cinco jóvenes que se encuentra en la carpa del “punto seguro” corre a auxiliarlo. La estrella de la cadena le ha lacerado la parte posterior de su rodilla.

Servicios a la bicicleta en el punto seguro

Fabián Nieto, con su maletín rojo de la Cruz Roja, saca sus implementos y lo primero que pide es agua al clima para limpiar la herida. Saca las gasas y el isodine para proceder con la limpieza y posteriormente le dice al ciclista: – Esta herida necesita de valoración médica y seguramente deben colocarte un punto – Rápidamente procede a realizar la respectiva curación y su paciente es trasladado a un centro asistencial

Desde los 13 años me ofrecí como voluntario para la Cruz Roja y aquí me quedé: soy enfermero y con la Cruz Roja he viajado al exterior, incluso, estuve un año atendiendo el terremoto de Haití

Pasadas las seis de la mañana llega una joven con una mueca de dolor clavada en su rostro.  Dando los últimos pasos en sus patines pide ayuda mientras cuenta sobre su caída en la carretera. Ella cayó sentada y podemos ver como dejó la piel en el pavimento y nuevamente Fabián, con su experiencia repite su labor de asepsia y le informa la joven el cuidado que debe tener con su herida.

  “Es un día movido hoy desde temprano, tenemos movimiento“, revela Fabian quien además cuenta que siempre ha estado presto a brindar su ayuda en sus 36 años de vida, respaldado  por su experiencia como voluntario en la cruz roja  y posteriormente, con su carrera como enfermero –Una de las cosas más impresionantes en mi vida fue mi experiencia en Haití, los cuerpos por las condiciones atmosféricas no llegaban a descomposición, se secaban como las carnes maduradas era impresionante ver las cantidades de cuerpos luego del terremoto-   

Atención a ciclistas en las vías del Atlántico

Los Puntos Seguros para los Ciclistas es una campaña que adelanta la Gobernación del Atlántico y el Tránsito Departamental, con el fin de que los ciclistas puedan tener asistencia mecánica para sus bicicletas, hidratación y también puedan brindarles asistencia en primeros auxilios por parte de la cruz roja. Estos puntos han sido creados con el fin de ayudar a los ciclistas que transitan por las diferentes vías del departamento. Hasta el momento son cuatro puntos los que han ubicado para la asistencia de ellos, sobre la vía al mar en el peaje de Puerto Colombia, otro a la altura de la bomba de Terpel que se encuentra ubicada a la entrada a barranquilla, otro sobre la vía a la prosperidad y uno ubicado por la vía a juan mina en intersección de Guaimaral.

Edward Uriana, es mecánico. Y armado de una bomba de aire, le proporciona la medida recomendada para las ruedas de las bicicletas: 80 libras, Y si el problema del ciclista es que su llanta está pinchada, Uirana la reparchea y deja la bicicleta a punto para poder seguir adelante en la ruta o de regreso a Barranquilla. Comencé desde pequeño a arreglar las bicicletas por mi casa, al comienzo eran más las bicicletas que se quedaban estacionadas que las que seguían andando- dice–

Primeros auxilios en el punto seguro.

Edward Tiene tres bicicletas que están pendientes para ponerlas a punto y una ciclista le pide que mire su cadena que se ve desgastada. No brilla y está cubierta por un tono rojizo. -Tienes que lavarla con detergente—le dice Edward quien luego le echa aceite a la cadena para ayudarla a que pueda rendir mucho más.

–Comencé a arreglar bicicletas con un amigo que vivía por la cuadra y hoy, por mi experiencia estoy aquí y aquí me mantengo—relata. –Ver la cara de los ciclistas que salen con sus bicicletas en óptimas condiciones me llena de alegría y me dan ganas de seguir aportando mi ayuda a ellos – remata.

Los fines de semana son los días que la campaña de Puntos Seguros del Tránsito del Atlántico funciona en las carreteras del departamento. Gracias a esto, hoy son muchos ciclistas que agradecen la manera como se les cuida y brinda protección en la carretera y, sobre todo, en este punto ubicado en la vía al mar luego del peaje de Puerto Colombia.

Mal contados fueron alrededor de 100 ciclísticas que pudieron ser atendidos este día  y que luego de pasar por ese punto, algunos siguieron su recorrido hasta el Sombrero Vueltiao o, incluso,  hasta Cartagena; o simplemente retornan hasta sus hogares en Barranquilla con la confianza de saber que el próximo fin de semana volverán y nuevamente encontrarán a estos ángeles de la guarda esperando que lleguen esos pelotones de hombres y mujeres a bordo de sus bicicletas.

El Punto Seguro es, entonces, un oasis en medio del ardiente asfalto y un respiro para aquellos que van a seguir su camino.

*Estudiante de la asignatura de Crónica del Programa de Comunicación de la Uniautónoma del Caribe

Compartir
Compartir