16 de junio de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

José Gregorio Hernández, “el médico de los pobres”, fue beatificado en Venezuela

La gente adornó las fachadas de sus casas con la imagen del doctor, a quien ya veneran como santo.

El doctor venezolano José Gregorio Hernández fue beatificado este viernes en la iglesia del colegio La Salle de Caracas, en una ceremonia marcada por la pandemia que impidió que haya grandes multitudes y con la esperanza, precisamente, de que termine con el COVID-19.

En el inicio del acto, el cardenal Baltazar Porras recordó a todos aquellos que quisieran estar en el templo, donde solo han podido acceder 150 personas para prevenir contagios, o en sus alrededores y definió a Hernández, conocido como “el médico de los pobres”, como “el arquetipo de la bonhomía patria”.

De Hernández destacó que tuvo una “existencia volcada en hacer el bien a los demás” y subrayó que se dedicó al “estudio para servir mejor a la sociedad”.

Ha sido un trabajo arduo durante muchas décadas pero hoy vemos consumado el favor del santo padre, el papa Francisco”, sostuvo.

Para Lobo, “esto es el reconocimiento de la Iglesia Católica de las virtudes que brillaron en él y, desde hoy en adelante, se va a poder colocar en el altar la imagen de José Gregorio Hernández”.

En los alrededores de la Iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria, donde reposan los restos de José Gregorio Hernández, el padre Gregory Lobo explicó a la agencia de noticias EFE que el acto de este viernes fue “un acontecimiento histórico” y esperado “por todos los venezolanos”.La imagen de José Gregorio Hernández descubierta en la ceremoniaLa imagen de José Gregorio Hernández descubierta en la ceremonia

Por su parte, el también sacerdote Andrés Villa Carmona pidió que la beatificación “no debe quedar solo en un acto, sino que debe marcar la vida de todos los venezolanos”, ya que considera que es un “ejemplo de santidad y virtudes”.

El papa Francisco envió un mensaje grabado a Venezuela, en vísperas de la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández y un día después de que el Vaticano anunciara que el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, no viajará a Caracas para presidir la ceremonia «por causas de fuerza mayor, asociadas principalmente a la pandemia de covid-19».

En su mensaje, el papa lamenta que la beatificación del médico venezolano tenga lugar «en un momento tan particular y difícil” para el país. Además, dijo: “Al igual que mis hermanos obispos, conozco bien la situación que sufren y soy consciente de que sus prolongadas angustias se han visto agravadas por la terrible pandemia de covid-19 que nos afecta a todos».

El sumo pontífice agregó que acompaña a los venezolanos en esta celebración que definió como “pandémica”, es decir, “una celebración sin nada por el dolor de la pandemia» y dijo que la beatificación es una invitación «a la conversión hacia una mayor solidaridad, para producir entre todos la respuesta del bien común tan necesitada para que el país reviva después de la pandemia, con espíritu de reconciliación».

En su mensaje de casi 13 minutos, Francisco pidió por la unidad, la paz y la prosperidad en Venezuela, “para que de este modo los ciudadanos y ciudadanas vivan con normalidad, productividad, estabilidad democrática, seguridad, justicia y esperanza”. También dijo que, entre todos, es necesario recuperar “esa Venezuela en la que todos sepan que caben, en la que todos pueden encontrar un futuro. Por eso le encomendó “al Señor que ninguna intervención de afuera les impida caminar este camino de unidad nacional. Cuánto desearía poder visitarlos, para al menos significar mi acompañamiento en este camino», dijo.

Beatificación de José Gregorio Hernández

El Dr. José Gregorio Hernández será beatificado el 30 de abril, tal como fue anunciado en junio por la Conferencia Episcopal Venezolana. El evento será a las 10 a.m. en el Estadio Universitario de la Universidad Central de Venezuela, centro de estudios donde se graduó y fue profesor el también llamado “médico de los pobres”.

Según el Vaticano, la niña Yaxury Solórzano Ortega recibió “un presunto milagro obrado por la intercesión” de Hernández, un reconocimiento que colocó al Dr. Hernández a un paso de la santidad. El milagro que se le atribuye habría sucedido en marzo de 2017, cuando la niña tenía 10 años y recibió un disparo en un intento de atraco en el estado Guarico. El pronóstico médico fue que difícilmente sobreviviría y que, si lo hacía, perdería facultades. Tras ser operada, Yaxury logró caminar, ver y hablar tras una curación de la que se da crédito a Hernández.

José Gregorio Hernández nació en 1864 en Isnotú, estado Trujillo, en los Andes venezolanos. Fue científico, filántropo y docente. También fue un devoto católico al que los fieles consideran capaz de curar enfermedades y que tiene creyentes en toda América Latina. Hernández murió de forma trágica en junio de 1919 al ser atropellado por uno de los pocos autos que circulaban en esa época en el centro de Caracas.

Con información de CNN, AFP y EFE

Compartir
Compartir