20 de julio de 2024

Fiscalía investiga caso de joven que se se suicidó, supuestamente agredida sexualmente por policías

El país se consternó por la noticia del suicidio de una joven de 17 años que supuestamente había sido agredida sexualmente por policías en Popayán y luego detenida en una estación policial. Horas después, ya en su casa, la joven se quitó la vida.

Desde el mismo jueves la ´policía  salió a calificar la denuncia como falsa, las autoridades competentes ya adelantan las investigaciones del caso. A pesar de ello, la Fiscalía anunció apertura de a investigación.

Desde el mismo jueves, la procuradora general de la Nación se reunió con el procurador delegado regional para revisar las actuaciones y ordenó recaudar más pruebas, entre ellas pedir información a Medicina Legal sobre las causas del deceso, para avanzar en la determinación de si se abre una investigación disciplinaria. 

Por su parte, la Fiscalía informó que un fiscal especializado en niñez y género lidera un equipo de fiscales que viajaron desde Bogotá a Popayán para esclarecer «los hechos ocurridos con una menor de edad por presunta agresión sexual y su posterior muerte».

En defensa de la Policía, el general Ricardo Alarcón aseguró que el suicidio de una joven, quien denunció haber sido abusada por el Esmad en Popayán, no es atribuible a la Fuerza Pública y que la mujer “nunca pisó instalaciones policiales”. Organizaciones de derechos humanos aseguran que el general está tergiversando la información. La Fiscalía ya investiga el hecho.

 “Ante la noticia que viene siendo publicada por diferentes medios, especialmente por redes sociales, en la que se afirma la posible violación y muerte de una adolescente (de 17 años) en unas instalaciones policiales, la Policía Nacional se permite afirmar de manera categórica que es una noticia, aparte de falsa, vil y ruin”. Así respondió el general Ricardo Alarcón, comandante de la Regional 4 de la Policía, a las denuncias del suicidio de una joven de 17 años, quien aseguró en sus redes sociales haber sido agredida sexualmente por agentes del Esmad. La Fiscalía investiga el caso.

La agresión habría ocurrido el pasado 12 de mayo, en Popayán, en medio de confrontaciones entre civiles y policías por el Paro Nacional. De acuerdo con el general Alarcón, a cargo de la seguridad en Cali, Pasto, Popayán y Valle del Cauca -entre otras regiones-, la adolescente nunca estuvo en instalaciones policiales, pues una vez el Esmad realizó “el procedimiento”, fue trasladada a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de Popayán. Incluso, aseguró que se activó para ella un protocolo de protección a su integridad, y fue entregada a su abuela materna casi a la media noche del pasado 12 de mayo.

El ente acusado detalló que el grupo de fiscales cuenta con funcionarios especializados en derechos humanos y DIH, así como un fiscal de la Unidad de Vida, investigadores del CTI y médicos legistas de Medicina Legal que adelantan los actos urgentes.

«Entretanto, se desarrollan las actividades técnico–científicas y forenses, dentro de lo establecido en el Protocolo de Minnesota, pertinentes; así como la recolección de evidencia física, elementos materiales probatorios y muestras biológicas, con el propósito de determinar la existencia o no del ilícito de agresión sexual, así como la causa de muerte», señaló la institución. 

Martha Mancera, vicefiscal general de la Nación, añadió que se ordenó realizar una «autopsia psicológica, que será importante para poder rodear el contexto en el que ocurrieron estos hechos. La Fiscalía se dispuso del mejor personal experto en derechos humanos y en los próximos días lograremos establecer por lo menos las circunstancias en las que murió la joven», explicó. 

La alcaldía de Popayán informó que, según los reportes que tienen, la menor fue puesta a disposición de la URI de la Fiscalía en la noche del jueves y estuvo acompañada por policías de Infancia y Adolescencia antes de ser «entregada a su abuela, de acuerdo con la minuta de ingreso y salida de la URI».

La Policía, por su lado, se sostiene en su versión de que esto es un «vil y ruin» ataque a la institución y que no hubo ninguna agresión sexual. 


About Author

Compartir
Compartir