29 de julio de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Cable de alta tensión cae sobre niño de doce años

La caída de un cable de alta tensión en el barrio Los Ángeles, en el suroccidente de Barranquilla , mantiene en delicado estado de salud al niño Joshua Mercado Yepes, de 12 años, quien sufrió quemaduras en su rostro producto de la descarga eléctrica.

Martha Rodríguez, asesora de MiRed IPS, aseguró que el menor fue trasladado al hospital Camino Suroccidente y de ahí debió ser remitido al Camino Adelita de Char, donde permanecerá en cuidados intensivos con ventilación mecánica.

“En estos momentos está estable, aunque hubo necesidad intubarlo. Los mayores inconvenientes en este caso, además de la quemadura en cara, son los cambios eléctricos en el corazón, por eso lo llevamos a la unidad de cuidados intensivos para hacerle seguimiento”, explicó la doctora Rodríguez.

Ante esto, y a través de un comunicado, la compañía Air-e, el nuevo operador en la Costa, lamentó el incidente del menor. Afirmó que “la empresa se encuentra elaborando el informe de los hechos para así entregarlo a las autoridades competentes”.

Este caso se suma al de Johana Montañez, la mujer de 27 años que murió electrocutada en el barrio Carlos Meisel el pasado 31 de agosto, cuando un transformador explotó y una guaya cayó sobre su cuerpo.

Antes, la caída de otro cable de alta tensión en el barrio Rebolo también le causó graves quemaduras a Samir Andrés Sandoval, un niño de 12 años que, incluso, debió ser hospitalizado por más de 50 días tras la fuerte descarga eléctrica que recibió.

Por ambos casos, la Procuraduría le abrió una investigación a Ángela Rojas, la agente especial de Electricaribe, antiguo operador del servicio, por presunta negligencia u omisión en el mantenimiento de la infraestructura eléctrica de Barranquilla.

La Superintendencia de Servicios Público s también le exigió a la antigua Electricaribe información sobre lo sucedido y sobre el estado de la infraestructura eléctrica en los sectores donde ocurrieron.

Compartir
Compartir