12 de abril de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Barranquilla, la ciudad que le volvió a sonreír a los parques

Por Carlos Murillo y Fabiana Duque*, Especial para Hora en Punto

Los parques cuentan historias. Y los de Barranquilla, tienen una especial que contar: han renacido gracias al impulso de la Alcaldía de recuperarlos y, además, entregar otros nuevos.

Los parques son necesarios; ellos traen múltiples beneficios para la comunidad que allí habita, no solo porque embellecen el espacio público, sino que mejoran la calidad del aire, también promueven la recreación, las actividades de convivencia familiar, y el entretenimiento de los ciudadanos. Además, es el sitio de encuentro obligado para la ejercitación física; para trotar; para jugar fútbol o básquet, o, simplemente, para hablar.

Durante el mandato del exalcalde Alejandro Char se inició un proyecto que aún tiene como objetivo incluir 200 parques nuevos para embellecer el espacio público y promover el crecimiento de las áreas verdes en la ciudad. Este plan arrancó con la entrega de 45 nuevos parques que se distribuyeron en  Barranquilla que ayudaron, junto con las otras obras entregadas, a cambiarle la cara a la ciudad.

Por ello el Alcalde Jaime Pumarejo continuó con la dinámica de reactivar la inversión para más parques en la ciudad y durante su mandato muchos han sido refaccionados y otros, entregados para beneficio de la comunidad.

Para ver cómo están hoy, cómo se interactúa y qué hace la gente en los parques, HORA EN PUNTO recorrió varios de ellos.

Parque de María Auxiliadora

El María Auxiliadora, ubicado en el barrio La Magdalena siempre suele estar muy concurrido lo que hace que su energía sea atractiva, aunque serían deseable más árboles. Allí, Eugenia, de 54 años, contó que el parque fue sometido a un cambio drástico: antes era solo un terreno solitario, en el que los niños solían jugar futbol con marcos rudimentarios creados por ellos mismos, y solo contaba con un pequeño columpio que amenazaba con desbaratarse.

Sin embargo, gracias al programa “Todos al parque con cultura”, se pudo transformar para el bienestar de la comunidad. Ahora tiene canchas, juegos infantiles, gimnasio, y varios espacios de entretenimiento que pueden disfrutar cada uno de los barranquilleros.

“A pesar de la pandemia las familia suelen recrearse acá. Todos lo cuidan y los niños se divierten mucho”, reconoce Eugenia.

El “Napoleón Salcedo Cotes¨

Mejor conocido como el parque Olaya Herrera (debido al barrio en el que se encuentra) también estaba en el olvido. Sin embargo, la alcaldía lo intervino y lo mejoró en todos los aspectos posibles y hoy es un lugar agradable y seguro, preferido por la comunidad, especialmente por jóvenes estudiantes y múltiples vendedores que ofrecen de todo un poco.

Como a muchas otras cosas, la pandemia lo ha afectado: no tiene el mismo dinamismo y colorido ni es tan frecuentado, pero se guarda la esperanza de que pronto vuelva a ser visitado.

“Esto se nos puso difícil a todos”, dice Alberto, de 42 años, que vende algodones de sabores y colores diversos pero que a esta hora, casi las cinco de la tarde de un domingo, asegura que solo ha vendido seis.

Sin embargo, todos guardan la esperanza que pronto regrese la normalidad y, con ella, la diversión y la dinámica al parque.

Parque Suri Salcedo

Otros parques, más tradicionales, siguen siendo mantenidos en perfecto estado. Ahí está el Tomás Suri Salcedo, reconocido por ser de los más tradicionales. Situado en pleno corazón de Barranquilla sobre toda la Avenida Olaya Herrera, fue remodelado en el año 2013 con una inversión de $3.000 millones, en una alianza entre la Gobernación del Atlántico, la Alcaldía de Barranquilla y la empresa Bavaria, y desde ese entonces, el ambiente del lugar cambió en su totalidad, ahora día a día miles de barranquilleros disfrutan de él, y de sus canchas de baloncesto, futbol, gimnasio, juegos infantiles, juegos de mesa, y las zonas verdes que ofrece para sus visitantes.

Uno de los vendedores que suele estar allí afirmó que la pandemia lo cambió todo. “Viene poca gente. No hay los visitantes de antes y las ventas son muy malas”, dice apesumbrado.

Parque Jardín Botánico

Otro de los espacios públicos intervenidos con éxito fue el parque Jardín Botánico, uno de los más queridos de la cuidad, porque es de las pocas reservas urbanas que es atravesada por manantiales de agua completamente natural.

En el año 2016 este lugar entró en un proceso de recuperación en el cual se invirtieron nueve mil millones de pesos para salvaguardar 53 mil metros cuadrados de zonas verdes. y hoy en día, cuenta con juegos infantiles, gimnasio biosaludable, pista de bicicross recreativa, adecuación de dos canchas de arena de fútbol y microfútbol.

El Jardín Botánico es uno de los lugares emblemáticos que caracterizan a la ciudad y que miles de familias visitan para pasar un rato agradable.

El programa distrital para recuperación de parques continúa y Barranquilla puede decir hoy, con orgullo, que es una ciudad que brinda espacios públicos de calidad a su gente. Más de 200 han sido adecuados y la idea es que ningún sector de la comunidad se quede sin el encanto que los parques entregan a sus barrios.

Los parques de Barranquilla han traído, sin duda alguna, beneficios para la ciudad. La mayoría de los ciudadanos guardan valiosos momentos y recuerdos de ellos y esa es esta la razón por la cual hay que preservarlos para poder disfrutarlos durante mucho tiempo más, y así poder seguir contando las miles de historias que se guardan dentro ellos.

*Estudiantes de quinto semestre del programa de Comunicación Social – Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe.

Compartir
Compartir