18 de mayo de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

43 muertos dejó revuelta en cárcel de Ecuador

A 43 ascendió la cifra de presos fallecidos la madrugada de este lunes durante un nuevo amotinamiento ocurrido esta vez en la cárcel de la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas, situada en el centro de Ecuador, informó la Fiscalía General del Estado.

En un mensaje en Twitter, la Fiscalía indicó que «hasta el momento se cuentan 43 internos fallecidos», según señaló pocos minutos después de que el ministro del Interior, Patricio Carrillo, informaba en una rueda de prensa de 41 reos fallecidos.

«La mayoría de ellos, por no decir casi el cien por ciento, a simple vista se puede observar, fueron privados de la vida con arma blanca, no con arma de fuego», dijo Carrillo en rueda de prensa.

El ministro añadió que la mayoría de cuerpos «fueron expuestos y agredidos en los pabellones y en las celdas» y precisó que se logró la recaptura de 112 personas privadas de la libertad, que se encontraban ya en el exterior de la cárcel, unos por salvar su vida y otros con intención de fugarse.

Se ha dispuesto a la Policía Nacional y coordinado con las Fuerzas Armadas para que se custodien las carreteras que unen la cárcel con el cantón (municipio) y con el resto de la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.


Carrillo anotó que los enfrentamientos en la cárcel, donde hubo 13 heridos (algunos de ellos graves), ocurrió entre una organización criminal autodenominada Los Lobos y otro grupo delictivo disidente de este, autodenominado R7.

Debido a la gravedad de algunos heridos, el ministro no descartó que la cifra de fallecidos pueda ascender en las próximas horas.

Carrillo tildó de «crueldad» lo ocurrido en el centro de privación de libertad Bellavista, y apuntó que se trata del mismo grupo que recientemente provocó otro enfrentamiento en la cárcel de Turi, en la sureña ciudad andina de Cuenca, que dejó 20 presos fallecidos, y al menos otros 10 heridos.

El ministro consideró que se debe someter a los cabecillas de las bandas a regímenes disciplinarios más exigentes.

Según el funcionario, tras los incidentes se realizaron requisas y encontraron «encaletadas (escondidas) armas de fuego».

Compartir
Compartir