11 de agosto de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Spoiler free/ Venom vuelve

Por Oscar Arias* Especial para Hora en Punto

.

Luego de la pausa por la Pandemia la confianza de volver a las salas de cine y la reactivación de la industria se convierte en la bandera de los exhibidores alrededor del mundo.

Luego de la pandemia la confianza de volver a las salas de cine y la reactivación de la industria se convierte en la bandera de los exhibidores alrededor del mundo.

Es grato caminar las calles de las ciudades y volver a ver las vallas publicitarias anunciando los estrenos de cine. Daniel Craig con “Sin tiempo para Morir” (No time to Die), la nueva entrega de James Bond bajo el mando de Cary Joji Fukunaga o en este caso los grandes afiches que invitan a través de un código “QR” a participar por premios ante el estreno de “Venom: Carnage Liberado” (Venom 2: There Will be Carnage), dirigida por Andy Serkis.

Volver a la sala de cine con aforo limitado, un tapabocas, distanciamiento social y vacunado es una experiencia casi que religiosa. Esta serie de “checklist” poco a poco permite que volvamos a la tan anhelada “normalidad” aunque solo sea una ilusión propia de la sociedad contemporánea.

En esta ocasión la secuela del éxito inesperado para Sony y Marvel Studios, Venom nos lleva a un “viaje de un antihéroe”, quien busca redimirse luchando contra un antagonista marcado bajo la sombra del villano clásico hollywoodense.

Sony y Marvel Studios libran una batalla por el control de personajes insignia del conocido “Marvel Cinematic Universe” (MCU) tales como: Spider-Man, Morbius, X-Men e incluso el mismísimo Venom, quienes fueron cedidos años atrás por el padre y cabeza visible de Marvel Stan Lee. Sin mucho ruido se disputan las ganancias y generan un limbo que solo conocedores seguimos bajo el radar de cinéfilos, fanáticos y amantes de las distintas entregas del género de superhéroes, que busca reactivar la industria golpeada directamente por la Pandemia.

Si existe un contraste sobre el paradigma del “viaje del héroe” de Joseph Campbell, podríamos llegar a referirnos que Venom es el “viaje del antihéroe”. La fascinación por estas historias viene desde la historia del séptimo arte. Desde los monstruos de los estudios Universal (Frankestein, Dracula, La momia, el hombre invisible, El hombre lobo,tan solo para señalar algunos); así como la oscuridad presentada por el “DC Extended Universe” (DCEU), con personajes tan emblemáticos como: El Guason o el joker, bajo la interpretación de Jack Nicholson, Heath Ledger (ganador postumo del premio de la Academia en 2008) o Joaquin Phoenix (ganador del premio de la Academia en 2019).

Los villanos tienen carácter, interés y al final del día nos hablan de las oscuridades de la opresión, represión y critican directamente a la sociedad e incluso al rol de los héroes, bien sea en los comics, series o largometrajes. Los “antihéroes” tienen mucha tela por cortar, desde Logan (Wolverine), Blade, Deadpool pasando por Scarlet Witch, Lobo o The Punisher.Venom sigue estando bajo la tutela de Eddie Brock, nuevamente encarnado por Tom Hardy quien bajo la piel del alieniegina en simbiosis constante, rinde un rango actoral que sostiene cada metraje de este film. Su contraparte Cletus Kasady, interpretado por Woody Harrelson un psicopata, asocial y “outkast” de una sociedad caníbal, donde otra vez se muestra la motivación del villano e incluso subyace en el sub texto que la infancia tortuosa lo lleva a lo que se convierte.

Carnage Vs Venom, son luchas que se muestran lineales. La historia se desarrolla bastante cíclica en algunos momentos y la presencia femenina solo nos muestra y refuerza la construcción dramática de “La damisela en peligro”, tanto por parte de Brock (Hardy) con Anne (Michelle Williams) como con Cletus (Harrelson) con Frances (Naomie Harris)

Andy Serkis quien dirige sin despeinarse nos lleva a una historia enteramente clásica, con la fórmula de “comic reliefs” ya conocido entre diálogo y diálogo. Sin desmeritar ya que al final del día lo importante es que los largometrajes, estrenos y propuestas narrativas vuelven a las dinámicas de las salas de cine que necesitan volver a ser un faro de luz para los amantes al cine alrededor del mundo. “Disfruten el show”, como lo dice Woody Harrelson en una escena, no sin antes tener unas crispetas, un refresco y todas las medidas de bioseguridad para seguir disfrutando de la magia del cine.

Como es costumbre, hay escena poscreditos y sin temor a equivocarme este villano se va a enfrentar a su eterno nemesis en un futuro cercano. 

Lo bueno: Los actores son la pieza fundamental que sostiene tanto esta secuela como esa primera entrega del antihéroe simbiótico. Tom Hardy y Woody Harrelson generan empatía tanto bajo la piel de Venom o Carnage.

Asistir a la sala de cine con tapabocas es una responsabilidad y vacunarse nos llevará a mitigar las consecuencias de la Pandemia. Independientemente del exhibidor o tipo de sala, los cineastas alrededor del mundo cuentan con el público para movilizar una industria de la que dependen tantos trabajos.

Lo malo: Es algo predecible y estéril. La fórmula de la primera versión ya está empezando a desgastarse.

*Docente catedrático e investigador del programa de Comunicación Social y Periodista de la Universidad del Norte

Compartir
Compartir