20 de mayo de 2024

Piden a legisladores de EE.UU. tomar medidas por violencia policial en Colombia

Las manifestaciones en Colombia que hoy cumplen cinco días de estar ejecutándose en distintas partes del país, han tenido resonancia mundial.

Y una de las cosas que más la han hecho visible son las denuncias de violencia desmedida por parte de las fuerzas policiales y militares que tratan de sofocar las manifestaciones principalmente en ciudades como Medellín, Cali y Bogotá,
En las últimas horas la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) condenó el uso de la violencia contra manifestantes en Colombia y le pide al gobierno de Joe Biden condenar los excesos policiales y pide que se suspenda la venta de materiales antidisturbios a Colombia.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo en Colombia, 16 civiles y un policía murieron en las manifestaciones que empezaron el 28 de abril en todo el país. El ministerio de Defensa contabilizó 846 personas lesionadas, de las cuales 306 son civiles. Las autoridades capturaron a 431 personas durante los desmanes y el gobierno ordenó desplegar militares a las ciudades más afectadas. Algunas oenegés acusan a la policía de disparar contra civiles, según un informe publicado por el diario El Espectador.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), una organización líder en investigación y promoción de derechos humanos en las Américas, condenó la violencia y le pidió al gobierno de Estados Unidos, liderado por Joe Biden, así como al Congreso del país condenar los excesos policiales.

“Ante estos hechos, que han dejado decenas de muertos y heridos, WOLA pide al gobierno de Biden y al Congreso de Estados Unidos que condenar los excesos policiales, distanciar a Estados Unidos de la retórica incendiaria de los funcionarios, y exigir al gobierno colombiano reformar el ESMAD y que responsabilizar a quienes han violado los derechos humanos desde el inicio de las protestas el 28 de abril”.

Wola rechazó también las declaraciones de algunas figuras públicas, que dicen, “reaccionaron a las protestas agravando la violencia, estigmatizando a los manifestantes y sirviendo a una agenda más amplia contra los Acuerdos de Paz, por ejemplo, atacando a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”.

Llama la atención sobre “los problemáticos tuits del ministro de Defensa, Diego Molano, en los que igualaba a la Minga, una acción de protesta colectiva indígena pacífica, con ser terroristas, y los tuits del expresidente Álvaro Uribe, eliminados posteriormente por Twitter por violar las políticas de la comunidad que prohíben glorificar la violencia, en los que defendía el uso de armas de fuego por parte de la policía contra los manifestantes, alimentaron la represión contra estos”.

About Author

Compartir
Compartir