18 de mayo de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Murió el actor Sidney Potier a los 94 años

El laureado actor Sidney Poitier murió este viernes a los 94 años, anunció el ministro de Relaciones Exteriores de Bahamas, donde residía.

Poitier fue el primer intérprete negro en ganar el Oscar a Mejor Actor y siempre fue consciente de ser el abanderado de una mayor integración racial.

Pero a menudo sentía que se había convertido en una especie de símbolo racial, y esto le negaba la oportunidad de asumir roles más variados.

Esto subrayó el dilema que enfrentó un hombre que derribó muchas de las barreras raciales de Hollywood.
Poitier nació el 20 de febrero de 1927 en Miami, Florida.

Sus padres eran agricultores de las Bahamas que habían viajado a Estados Unidos para vender tomates. Su nacimiento prematuro significó que obtuvo la ciudadanía estadounidense y también bahameña.

Los familiares creían que la familia de su padre tenía orígenes haitianos y que sus antepasados eran esclavos fugitivos.

Se crió en la isla Cat en Bahamas antes de que la familia se mudara a la capital, Nassau.
A los 15 años se fue a vivir con su hermano a Miami antes de mudarse a Nueva York, donde trabajó como lavaplatos.

Fue en Estados Unidos donde experimentó el racismo por primera vez.

«Vivía en un país donde no podía conseguir trabajo, excepto los que estaban apartados por mi color o mi casta».

Después de un período en el Ejército de EE.UU. se unió al American Negro Theatre, que se había establecido como un proyecto comunitario en Harlem en 1940.

Desafortunadamente, Poitier era sordo y no podía cantar, algo que el público sintió que era un requisito previo para los actores negros en ese momento.

En su lugar, decidió que su futuro estaba como actor de teatro serio y le ofrecieron un papel principal en la comedia «Lisístrata», de Aristófanes, en 1946.

Era un signo de esos tiempos que la producción solo incluyera actores negros.
«Una voz en las sombras» le otorgó el primer Oscar a Mejor Actor otorgado a un actor negro.

En 1949 tomó la difícil decisión de alejarse del teatro y dedicarse al cine.

Fue una decisión acertada. Su actuación en la película de 1950 No Way Out («El odio es ciego» en Latinoamérica, «Un rayo de luz» en España), en la que interpretó a un médico recién titulado enfrentado a un paciente racista, llamó la atención de los estudios.

Compartir
Compartir