16 de agosto de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Macondoland como cronotopía de la subjetividad: una miniserie de Armando Bolaño Rangel

El cineasta cienaguero Armando Bolaño Rangel con su documental Macondoland (2021) se aproxima con testimonios e imágenes a esos escenarios del realismo mágico, con la dirección de fotografía de David Cobo.

Y es que el tren amarillo, divide al Macondo antes y después de la llegada de Aureliano Triste. En uno de los capítulos con el cineasta, escritor y docente Gonzalo Restrepo Sánchez, tanto Armando Bolaño como el profesor Restrepo, abordan un encuentro en el que dialogan sin mucha prisa sobre algo de lo que no se ha escrito mucho en la literatura y es una cronotopía y espacio en el Macondo del viaje a ninguna parte.

Los cineastas Armando Bolaños y Gonzalo Restrepo.

La miniserie plantea pues explorar geográfica y sensorialmente ese cosmos narrativo de permanente simbiosis entre la novela Cien años de soledad, la percepción figurada de los lectores y la realidad.

El cineasta Bolaño Rangel, sin metáfora alguna, muestra la realidad tal cual es en medio de su conversación, y con el acto de mirar sin bálsamo para la conciencia de los espacios visitados; invoca la historia de las historias.

En términos puramente técnicos, no hay que dudar en definir este montaje con la presencia del plano-contra plano. Las palabras de Armando Bolaño y sus interlocutores logran agregar fechas y nombres a esas imágenes con pasado del pasado [y que valga lo tautológico].

Y es que a la larga da lo mismo: la esplendidez del dispositivo reside en invitar a tomar lugar de ese Macondoland para que, orientados por las imágenes que suenan, hallar los parajes del plano donde subsiste y refleja nuestra propia mirada [Macondo es un estado del alma- García Márquez].

Compartir
Compartir