13 de abril de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Las anécdotas de Jorge Oñate: ¿mitos o realidad?

Son célebres las frases que se le atribuyen al fallecido cantante, quien según sus amigos, aportaba siempre el toque de humor que hacia soportable las intensas horas de trabajo.

POR ANUAR SAAD

Conocedores  del folclor vallenato no dudan en asegurar que su voz fue la primera que se destacó en el ámbito comercial de la música vallenata.
Jorge Oñate se convirtió, sin duda, en una de las voces más importantes del género, y su incursión casi espontánea en la palestra musical, confirman la presencia de un aire musical inigualable en su tierra natal, su inolvidable y siempre querida La Paz, la misma en la que nació la leyenda que rápidamente lo inmortalizó jocosamente en la tierra vallenata, afirma Antonio Peralta Nieto en un escrito sobre el Jilguero de América.

En el artículo, señala que su portentosa voz dio a pie a que los pacíficos contaran a través de las generaciones la historia de que daba pie a la leyenda de la voz de Jorge Oñate asociada a una culebra. Lo que aún cuentan algunos de los más viejos personajes del municipio, refleja el tono juglaresco y macondiano propio de una tierra como La Paz cargada de innumerables historias.

Según cuentan en La Paz, cuna del prodigioso cantante, la potente voz de Jorge Oñate es una herencia que recibió de su abuelo Juan Oñate, solista y una de las grandes voces del vallenato de aquella época que frecuentaba los alrededores del mercado público de La Paz. Y ahí, en ese lugar,  se escuchaba cantar a Juan Oñate y cuando su nieto empezó a cantar, todos solían afirmar que era “como si se estuviera escuchando a su abuelo”.

Pero lo que acompañaría hasta la muerte al ya legendario Jorge Oñate, aparte de su voz única, son la anécdotas que lo han seguido durante su carrera musical, muchas de ellas, debido a la forma de expresarse.

Anecdotario

Antes, habría que resaltar que Jorge Oñate fue el primero que cantó en un Festival Vallenato sin ser acordeonero y fue quien Inspiró la salida de cantantes como Poncho Zuleta y Diomedes Díaz.

Sobre sus anécdotas, lo dijo Poncho Zuleta; “Una parranda se compone de caja, guacharaca, acordeón, whisky, sancocho, hamacas para acostar al que se emborracha, coplas entre amigos y los chistes, indispensables para el tertuliadero que se hace. El condimento de los chistes son los acontecimientos, las novias, los amores…Y Jorge Oñate.”

Una de las anécdotas que se cuentan de Oñate (que se debate entre la realidad y la ficción) tuvo lugar  en un fino restaurante bogotano, Se dice que la mujer que lo acompañaba,  pidió al mesero ancas de rana. A lo que Oñate, al escuchar el pedido, dijo levantándose de la mesa en forma teatral: “Mi vida, pídete mejor el sapo entero, que yo lo que tengo es plata.”

Jorge Oñate comenzó su carrera musical al lado de Los Hermanos López. Después, grabó con muchos de los más destacados acordeoneros, entre otros: Colacho Mendoza, Emilianito Zuleta, El Chiche Martínez y El Cocha Molina.

“Se murió Maicol

Cuenta Poncho Zuleta que una de las anécdotas que más recuerda, es cuando murió Michael Jackson y Oñate llegó a donde él supuestamente “afectado”. Este es el video del relato de Zuleta sobre ese episodio:

Muchas con Diomedes

Con Diomedes Díaz tiene varias anécdotas. Los corrillos de pasillo del vallenato han afirmado que con el surgimiento de Diomedes en el firmamento de la música de acordeón, y su asunción como el ídolo de los amantes del vallenato, generó en Oñate un profundo celo y malestar que trataba de ocultar en público, pero no en privado.

Una de ellas, que tiene muchas variaciones en el anecdotario popular, cuenta que cuando Diomedes fue encarcelado por el homicidio de Doris Niño, Oñate se reunió con Poncho Zuleta y le dijo: “Oye compadre ahora que por fin ya no tenemos la sombra del “bizquito” ese (dicen que así se refería Oñate cuando hablaba de Diomedes) sobre nosotros ¡Aprovechemos, aprovechemos, aprovechemos que ese se queda “encanao”…!

Pero la más recordada es cuando un periodista, por allá en el año 2000, en pleno festival vallenato que ese año le rendiría un homenaje a Jorge Oñate, fue asediado por los periodistas antes de irse a su hacienda en La Paz donde iba a empezar una parranda, para preguntarle sobre qué pensaba de la suerte de Diomedes Díaz, a quien para la época estaba detenido por  la muerte  de Doris Niño.

Asediado por los micrófonos, se le oyó decir con acento y cara compungidos que “…Diomedes es un hombre bueno; un alma de Dios, incapaz de hacerle daño a alguna mujer; un hombre talentoso y respetuoso de las mujeres…” Cuentan quienes estuvieron ahí, que cuando los pequeños bombillos rojos de las cámaras que grababan se apagaron, el Jilguero les preguntó:

-Ve… ¿ya no están grabando?

-No maestro. No estamos grabando.

Entonces, cuenta la historia que se ha multiplicado de boca en boca, que Oñate, sin reparos, les dijo: “Hombe eso es mentira…él la mató, él la mató…”

Al “pecho pelúo”

Una anécdota reciente tuvo que ver con Iván Villazón por la coincidencia de lanzar al mismo tiempo sus producciones musicales. Oñate había lazado su álbum “Mi mejor regalo”, el número 49 de su repertorio musical, el mismo día que salió “El aviador” de Iván Villazón. Y la anécdota que circuló contaba que Oñate dijo algo así: ¿Qué es lo que le pasa a Pecho peluo (Villazón), que va a sacar su CD junto con el mío? ¿Es que quiere confrontar conmigo? Si él tiene plata, yo tengo plata; si él tiene gente, yo tengo gente, si él es el aviador yo soy el piloto, entonces, ¿Cuál es la vaina?

Peter Manjarrés afirmó que con Jorge Oñate la gente se equivocaba. “Porque lo ven grandote y con ese vozarrón y porque parece agreste, no saben que es un hombre noble, querido. Oñate es noble. La gente se confunde pero es el artista más solidario del folclor vallenato. Mi mamá muchas veces me ha dicho: Hijo, ve, coge ejemplo de Jorge Oñate.

Ciertas o falsas, estas anécdotas lo único que dejan en claro es que Jorge Oñate fue una verdadera leyenda de nuestro folclor. Un cantante que dedicó 50 años de su vida a su pasión: cantar vallenatos para alegrar el alma de todos sus seguidores.

Compartir
Compartir