16 de junio de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

La ruta del caso Maradona: el principio de una película de terror

Audios revelan que le daban “porro” y alcohol después de operado. ¿Cómo fue que empezó un caso que hoy estremece al país? ¿El médico Luque y la psiquiatra Cosachov pueden terminar presos? ¿El famoso entorno del Diez será llamado a declarar? Y más: cuándo podría ser el juicio oral y lo que dicen quienes ya tuvieron acceso a todos los expedientes. Reportaje publicado en la Revista Olé.

Dahiana Gisela Madrid, 36 años, de Villa Bosch, recibida de enfermera en la Cruz Roja Argentina, con más de diez años de experiencia y un pasado en Ford Argentina como enfermera laboral, jamás imaginó todo lo que desataría.

Ella es la enfermera que estuvo en la quinta de Tigre, durante las últimas horas del Diego, y ella es quien tiró de la punta de un ovillo que a esta altura parece difícil precisar su real dimensión: apenas horas después de la muerte del Diego, Dahiana se presentó por segunda vez ante la Justicia para decir que a ella la habían obligado a hacer un reporte falso, a decir en su informe que había ingresado a controlar los signos vitales del Diez, cuando la realidad era que lo había dejado descansar durante toda la mañana, que no lo había controlado.

Tras esta declaración, comenzaron los interrogantes: ¿había algo más en la muerte de Maradona que una insuficiencia cardíaca que derivó en ese edema agudo de pulmón? ¿Diego estaba realmente bien asistido? ¿Con qué propósito la enfermera había mentido en su primera declaración y había firmado algo que no era verdad? ¿Cuáles eran los manejos en esa casa? ¿Quién daba las órdenes y llevaba adelante esa “internación domiciliaria”?

Los que no cuidaron a Maradona
El astro y su médico de cabecera, leopoldo Duque. (Foto Olé)

Lo cierto es que, desde aquellos días de fines de noviembre hasta hoy, somos testigos de una novela que parece escrita por un guionista de Hollywood. Porque los resultados de la autopsia sumaron más horrores: Diego murió, principalmente, por una insuficiencia cardíaca, pero no tomaba medicamentos para su cardiopatía. ¿Más? Sí, estaba en una internación domiciliaria sin un desfibrilador en la habitación y tampoco un tanque de oxígeno.Ver más

Escuche aquí audios que comprometen a Luque: le daban “porros y alcohol” después de operado Audios que complican a Luque y al entorno de Diego: “Le daban porro y alcohol” y ya hablaban de autopsia

Así, lo que al principio parecía la falla de un corazón demasiado castigado, producto de los excesos, derivó en que los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, bajo la coordinación del fiscal general John Broyad, avanzaran en una investigación que hoy tiene la carátula de homicidio culposo (muerte causada por el obrar imprudente o negligente del homicida).

“Yo no me reprocho nada. Estoy orgulloso de lo que se hizo por Diego. Yo soy responsable de extenderle la vida, de amarlo”, decía Leopoldo Luque, entre lágrimas, al atender a la prensa, a fines de aquel noviembre, mientras investigadores policiales y judiciales allanaban su casa de Adrogué (encontrarían pruebas evidentes de que el doctor le falsificaba la firma al Diez).

Luque, quien llegó a decir que no se reprochaba nada de la muerte de Diego pero después los audios lo comprometieron...
Luque, quien llegó a decir que no se reprochaba nada de la muerte de Diego pero después los audios lo comprometieron…(FOTO Olé)

El tema es que estas declaraciones públicas de “extenderle la vida y amarlo a Diego” chocarían con los audios que tiempo más tarde trascendieron de aquel mismo 25 de noviembre. Ese día, mientras Luque iba por la autopista hacia la casa de Tigre en la que el Diego perdía la vida, le decía fríamente (escandalosamente) a un colega: “Se va a cagar muriendo el gordo…”.

Si esto generó la indignación de la opinión pública, lo que Infobae reveló este miércoles fue todavía mucho más fuerte: esas charlas del mismo Luque con el staff médico encargado del cuidado de Diego. Un cuidado que no era tal, ya que las conversaciones revelan que a Maradona su entorno más cercano le suministraba marihuana y alcohol para “sacárselo de encima” y que Luque estaba al tanto de todo esto, pero su preocupación no era que un paciente con el cuadro complejo del Diego consumiera drogas y alcohol durante su supuesta “internación domiciliaria”, sino que ese consumo pudiera saltar en la autopsia.

Matías Morla: su cuñado, Maxi Pomargo, era el asistente de Diego y quien estaba al tanto de todo, según los audios...
Matías Morla: su cuñado, Maxi Pomargo, era el asistente de Diego y quien estaba al tanto de todo, según los audios...(FOTO Olé)

“Se levanta con toda la resaca encima. Anoche fumó, tomó vino con las pastillas encima… No podés todo”, le cuenta a Luque alguien del staff médico (no se conoció su nombre). Y ahí ve la tremenda respuesta: “Ya le dije a Maxi que si hay una autopsia salta eso”.

Acá hay que aclarar que a quien refiere Luque en ese audio es a Maxi Pomargo, secretario de Diego y cuñado de nada menos que Matías Morla. Además, según se desprende de las charlas, quien le suministraba la marihuana a Diego era Charly, novio de una prima segunda del padre de Rocío Oliva, quien había formado una relación con el Diez que se mantuvo en el tiempo.

Y en este punto también vale hacer un alto y remarcar que no es la primera vez que Charly queda señalado en algo así: pocos días después de la muerte del crack, Mariano Israelit, amigo de Diego que estuvo en el velorio, contó que “Charly lo emborrachaba al Diez y le manejaba el celular”.

Aunque ya todo esto constituya una trama estremecedora, según quienes han tenido acceso a los expedientes, esto que conocemos es apenas el comienzo de una película escalofriante. Que hay muchísimo más material (audios y mensajes), capaz de cortar el aliento de cualquiera.

Agustina Cosachov, la psiquiatra de Maradona.
Agustina Cosachov, la psiquiatra de Maradona.

Por ahora, los investigados por homicidio culposo son el médico Leopoldo Luque (quien ya fue acusado de homicidio tras una pelea callejera en 2011 en el barrio de Villa Caraza en la que murió un hombre de 43 años) y la psiquiatra Agustina Cosachov, quien el martes vio aún más comprometida su situación judicial por “falsedad ideológica”: se demostró que llegó a firmar un certificado en el que acreditaba que Diego estaba “vigil, orientado en persona, tiempo y espacio”, pero ahora se descubrió que la médica nunca lo había revisado a Maradona. Además de Luque y Cosachov, la Justicia va detrás del resto del staff médico que se encargaba del cuidado del Diego (serían unas 14 personas).

Mario Baudry, el representante legal de Dieguito Fernando, dijo que "los audios hacen pensar que a Maradona lo mataron".
Mario Baudry, el representante legal de Dieguito Fernando, dijo que “los audios hacen pensar que a Maradona lo mataron”. (Foto Olé)

Mario Baudry: "Estaban preparando la muerte de Diego"

¿Qué pasará ahora? Una junta médica, a cargo de especialistas de la Asesoría Pericia de la Procuración, analizará todas estas pruebas para determinar si Diego fue víctima del accionar de quienes debían salvarlo. Todo indica que, en los próximos días, Luque y Cosachov serán llamados a indagatoria y también sería citado ese famoso entorno que estuvo con Diego en sus últimos días.

¿Tanto Luque como Cosachov y el resto de los médicos pueden terminar presos? “Sí, yo no tengo dudas de esto”, le dijo, a Olé, Mario Baudry, representante legal de Dieguito Fernando.

“Todo se resolverá en un juicio oral en el que ellos estarán en el banquillo. Los ojos del mundo lo verán”, explicó. ¿Cuándo podrá suceder esto? “En el 2022”, dijo el propio abogado, quien se animó en calificar la muerte del Diego como “el caso más grande de la historia judicial argentina”.

*Tomado de la Revista Olé

Compartir
Compartir