17 de septiembre de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

El éxito de la Invermectina en el tratamiento contra Covid en el mundo

El uso de ivermectina implicaría una reducción del 83 % de la mortalidad por covid tanto en pacientes moderados como en graves. Esta fue una de las conclusiones más importantes de una investigación financiada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, que llevó a cabo un meta-análisis de los resultados de 11 ensayos clínicos realizados en diferentes países que en total reunió a 1452 voluntarios en Egipto, Bangladesh, Irán, España, Argentina, entre otros.

El estudio fue dirigido por el doctor Andrew Hill, investigador senior del Departamento de Farmacología de Liverpool de Reino Unido, quien comparó el impacto que tiene en la salud el uso del fármaco en relación con un control médico convencional de la enfermedad. Por ejemplo, mientras solo el 5 % de las personas que tomaron ivermectina fallecieron, el indicador se ubicó en un 17 % en quienes se sometieron solo al control médico.

“En cuanto a la recuperación clínica, esta se informó de diferentes maneras en los 11 estudios, pero en general hubo un 43 % de mayor chance en los pacientes que tomaron la ivermectina, con un intervalo de confianza del 21 % al 67 % en estos resultados en particular”, explicó Hill por medio de una videoconferencia organizada por la Universidad de Liverpool.

De acuerdo con el investigador, parece ser que los efectos más fuertes en los pacientes ocurrieron en los ensayos con dosis de ivermectina más altas y mayor cantidad de días de tratamiento, pero aún hace falta que las autoridades sanitarias definan un régimen para ambos componentes: es decir, saber si la dosis ideal es 0.2 o 0.4 miligramos de dosis por kilo, al igual que con la duración del tratamiento: que puede oscilar entre uno o cinco días.

Y si bien los resultados de la investigación parecen ser alentadores, Hill advirtió que en un rastreo inicial se encontraron 56 ensayos clínicos que son llevados a cabo en 21 países diferentes con un total de 7000 pacientes, por lo que todavía falta esperar los resultados del resto con el fin de conocer la efectividad de la ivermectina y su visto bueno por la OMS.

“Es más que probable que en las primeras seis semanas del 2021 conozcamos más resultados de ensayos clínicos para hacer un nuevo meta-análisis que al menos reúna 3000 voluntarios, que es la base de evidencia que se utilizó para la aprobación original del remdesivir, o 5000, para la dexametasona -medicamentos utilizados como tratamiento para mitigar los efectos del covid”, agregó.

Por su parte, José Óscar Gutiérrez, profesor asociado de farmacología en la Universidad del Valle, explicó que la ivermectina tiene un mejor efecto antes de la aparición de los síntomas, que en promedio tardan entre cinco y siete días para manifestarse después de la exposición al virus.

“Ese fue un procedimiento que -junto con otros medicamentos- aplicamos en el Ancianato San Miguel, en donde 59 adultos mayores contrajeron el covid y sobrevivieron, dada la reducción de la transmisibilidad que está vinculada con la aplicación de la ivermectina”, señaló Gutiérrez.

Cabe recordar que el pasado 30 de diciembre se conocieron los resultados del ensayo clínico del Centro de Estudios en Infectología Pediátrica, Ceip, que contó con la participación de 400 personas en el Valle, pero las conclusiones resultaron no ser alentadoras.

“Hicimos un seguimiento durante 21 días a los participantes y concluimos que no hubo ninguna diferencia estadística o clínicamente significativa en los dos brazos del estudio, es decir la ivermectina no nos demostró que acortara la duración de los síntomas de Covid-19”, afirmó en su momento director científico del Ceip, Eduardo López.

Además, agregó que “la efectividad del medicamento se mide en valores de P. Si este valor es menor a 0,05 quiere decir que el resultado no pudo haber sido por el azar o chance, sino que se dio un resultado por la intervención que se hizo; y si el valor es mayor a 0,05, se dice que la diferencia a favor del placebo o la ivermectina pudo haber sido por el azar. En este caso la diferencia entre la ivermectina y el placebo (sustancia sin principio activo) fue de 1,05. Básicamente nada”.

Frente a esto, Miyerlandi Torres, secretaria de Salud del Valle, aseguró que su despacho no puede recomendar el uso de la ivermectina como una estrategia de salud pública durante la pandemia hasta que el Invima, el Ministerio de Salud o la OMS den su visto bueno. “Ya dependerá del criterio médico determinar si es pertinente su manejo en los pacientes con síntomas respiratorios leves o que apenas presentan el inicio de la infección”, aclaró.

La Secretaria de Salud agregó: “Pese a que los resultados que se hicieron en Cali enseñan las limitaciones que tiene este medicamento, hay otros estudios que muestran un efecto positivo. En todo caso, hay que esperar más meta-análisis para así saber si las autoridades sanitarias aprueban su uso o no”.

Asimismo, el farmacólogo Gutiérrez comentó: “Pese a que el estudio del Ceip dice que no encontró mayor evolución entre el placebo y la ivermectina, se encontró una tendencia -no significativa- en reducir la hospitalización. Sin embargo, se podría aducir que esta investigación tuvo una muestra pequeña al tener en cuenta la alta transmisibilidad del covid en la población, además de las dificultades que presentó a la hora de reunir voluntarios para el ensayo. Pero esto no significa que la investigación haya sido mala, al contrario: contribuye en el análisis de qué tan eficaz puede ser la ivermectina”.

*Tomado del diario El País de Cali

Compartir
Compartir