22 de junio de 2024

Los Juegos del Hambre: las piezas del rompecabezas

Por Óscar Arias Díaz*

Muchas de las obras cinematográficas y como piensan los estudios, productores,directores o showrunners si es un “best seller” será una gran película, serie, videojuego o incluso contenido para plataformas. Esta se ha convertido en la apuesta segura para un regreso de la inversión. Un juego de póker donde Hollywood sigue teniendo el dominio absoluto.

Esta precuela a la saga cinematográfica de Los Juegos del Hambre (2012-2015) Los juegos del hambre: balada de pájaros cantores y serpientes (2023). Nos lleva a los inicios de unos juegos donde sobrevivir sigue siendo la única opción.

El mundo distópico de Panem se prepara para la décima edición de Los Juegos del Hambre. El protagonista en esta ocasión es un joven Corolianus Snow quien con tan solo 18 años, busca devolver el prestigio perdido por parte de su familia. El otro lado del Snow y el retrato que ya tenían en la retina del despiadado personaje de las anteriores entregas es bien llevado por el actor inglés, Tom Blyth quien logra mostrar una faceta que demuestra que hasta los villanos comparten la misma especie que cualquier humano. En ese recorrido lo acompaña la joven Lucy Gray Baird (Rachel Zeggler) Un tributo del distrito 12 que logra establecer una conexión inmediata con el protagonista.

La película está divida en tres partes y en un tono que pierde un poco el rumbo en la parte tres del metraje, formula una estructura episódica que a veces no logra conectar del todo. En algunas ocasiones, extenso, redundante y letárgico. Se logra construir un relato que no dista de lo que vivimos en la sociedad contemporánea. Donde los bombardeos por parte Israel tienen a la población de Palestina viviendo sus propios Juegos del Hambre. Pasa en la vida, pasa en el cine.

Esta precuela exprime las cualidades actorales de Zeggler. En su historia dentro del cine ya ha sido dirigida por la leyenda del cine Hollywoodense, Steven Spielberg en West Side Story (2021) y de igual forma en un título que no tuvo tan buena acogida en las salas y por la crítica Shazam: Fury of Gods (2023) Cerrando el año con dos estrenos mundiales y a la espera del estreno de Blancanieves y los siete enanos  en un no tan distante 2025 por el coloso estudio Disney. Nada mal para esta actriz que poco a poco hace parte del nuevo Hollywood. Con tan solo, 22 años.

Entre la voz de Zeggler, interpretando varias canciones  y las escenas de acción bien llevadas, coreografiadas y físicas. Esta precuela de Los Juegos del hambre revela que aún hay mucha tela por cortar del universo escrito por Suzanne Collins.

Lo bueno: Cruda y creíble. Entramos en un mundo que puede llegar a ser el que estamos viviendo. Donde todo es un espectáculo. Francis Lawrence logra volver a situar un éxito en las salas y abre la puerta nuevamente para que el sinsajo recorra las grandes pantallas.

Lo malo: Los intertítulos no logran generar mayor cosas. Se divide en episodios como si en algún momento pudo haber sido llevada a plataformas como una serie para plataformas. Algunas secuencias son facilistas y fugaces. No se logran construir personajes que están en la retina de los fanáticos como Katniss o Peeta de las entregas anteriores.

*Comunicador Social y Periodista-Universidad del Norte. Master en Dirección Cinematográfica-Universidad de Barcelona PhD en Comunicación-Universidad del Norte.

About Author

Compartir
Compartir