12 de junio de 2024

Junior: sin fútbol, sin ideas y sin corazón; otra derrota en Tunja

Si alguna vez Junior fue el equipo del que todos los narradores y comentaristas deportivos se embelesaban mirando su exquisito juego, debemos decir hoy, que habrá que poner un aviso en las páginas amarillas (si es que todavía existen) para ver si ese juego de toque fino y gol, se encuentra en alguna parte. Porque en este Junior, el buen fútbol es historia.
Los hinchas empiezan a desesperarse y además de la salida del técnico, muchos de ellos reflexionan diciendo que es el colmo que los jugadores que se destacan en otros clubes son barranquilleros y costeños y hoy el cuadro que representa a Barranquilla y la costa Caribe, apenas tenga tres de ellos en su alineación y muchas veces solo juegan dos.
Las directivas muy poco le apuestan al talento regional, y traen al club jugadores de más de 30 años que ya van de salida y los que empiezan a despuntar tienen que buscar oportunidades en otros equipos.
Lo de la noche de este sábado antes Patriotas (un equipo que vale 20 veces menos que el Junior en cuanto a nómina) fue otra demostración de carencia de ideas, fútbol errático, falta de compromiso y mal esquema tactico.
Es increíble como la figura de Teófilo Gutiérrez ( que ya no corre mucho) sigue siendo fundamental para que el equipo pueda por lo menos tratar de jugar bien. Cuando está ausente, pasa lo de hoy; las pocas ideas desaparecen.
Lo que se vivió en el estadio ‘La Independencia’ de Tunja. fue  la segunda derrota consecutiva en el mismo escenario en menos de una semana, luego de caer la 2-1 sufrida ante Boyacá Chicó, otro equipo de los llamados «chicos» del rentado local.

Está derrota vuelve a comprometer al Junior para estar entre los ocho primeros ya que otros clubes le vienen pisando los talones y de seguir así, habrá que empezar a rezar y encomendarse a las animas para arañar una clasificación entre los ocho.

El solitario gol del partido lo consiguió el equipo  ‘patriota’ a través de  Solano, quien acababa de ingresar.
La jugada nació de un mal rechazo de Gabriel Fuentes, de lo mal parada que quedó la defensa visitante y del zapatazo de Solano, que sorprendió al mismo Sebastián Viera.

El balón fue tan potente que el portero uruguayo no pudo hacer que sus manos contuvieran el impacto cual muralla. Y, claro, con el marcador en contra, Amaranto Perea empezó a mover su banco
Junior sigue en declive y los comentarios de los medios especializados, de los hinchas en las redes y la segura inconformidad de los directivos, hacen creer que el tiempo de Amaranto Perea al frente de la escuadra rojiblanca, se extinguió. 
De la.misma manera que se extinguió el fútbol que el Junior alguna vez tuvo.

About Author

Compartir
Compartir