12 de junio de 2024

El Pastor que anunciaba llegada de Cristo sigue encerrado sin «decir ni mú»

El polémico pastor evangélico que profetizó que el 28 de enero volvería Cristo a la tierra, sigue sin decir una sola palabra. Sin dar explicación alguna a sus feligreses y a la opinión pública que cada día lee y ve cosas nuevas: que muchos de sus seguidores, por ejemplo según algunas versiones de prensa, dicen que le dieron a él todo lo que tenían en esta tierra y otros se deshicieron de los objetos terrenales; incluso, a alguno lo dejó su esposa por esperar la llegada de El Señor.

Desde ese anunciado día, a la fecha, Gabriel Alberto Ferrer Ruiz, el pastor evangélico de la Iglesia Berea sigue enclaustrado en su residencia al norte de Barranquilla sin “decir ni mú”, a pesar de que todos lo presionan para que diga algo. Pero Ferrer Ruiz…no dice nada.

«No se asoma ni a la ventana», dijo un periodista local, que ha ido varias veces a la casa a tratar de conseguir una reacción de Ferrer. «He venido en la noche, la mañana y la tarde, y nada no quiere hablar», agregó el comunicador, en una información publicada este lunes por el diario El Tiempo.

El hombre se encuentra con su familia, su esposa la pastora Yolanda Rodríguez y un hijo, en la vivienda localizada en el barrio Ciudad Jardín, en el norte de Barranquilla, en donde se ve poco movimiento de entrada y salida de personas.

LEA AQUÍ: Al fin no vieron a Cristo y se quedaron sin casas, joyas ni dinero.

Como se recordará, varios miembros de la iglesia se congregaron en el corregimiento de Isabel López, donde hay una sede de la iglesia, a esperar la llegada de Jesús. Allí permanecieron en un ayuno prolongado hasta el 28 de enero. Cuando vieron que no se cumplió la profecía poco a poco fueron regresando a sus lugares de origen.

Según informa el citado diario, hasta la casa del cuestionado Pastor ha llegado Raimundo y todo el mundo: periodistas, familiares de las personas que hacen parte de la iglesia y hasta amigos del pastor pero no ha sido posible lograr que entregue su versión de los hechos.

La Policía mantiene permanente vigilancia en la zona. Algunos oficiales han ingresado a la vivienda y confirmado que todo está bien y que algunas de las personas de la iglesia que permanecen en el sitio lo hacen por su propia voluntad.

Según El Tiempo, amigos del pastor aseguran que él se ha reunido con abogados y estaría preparando una serie de acciones judiciales en contra de algunas personas que han tergiversado sus acciones.

“Lo que menos le interesaba era el dinero. Su iglesia no era recaudadora de dinero”, aseguró Candelario Jaraba quien hizo parte de la iglesia y que se retiró, al igual que muchas personas, por algunas diferencias con el pastor, pero indicó que siempre mantuvo una buena relación con él y su iglesia.

En diálogo con Emisora Atlántico, Jaraba dijo que el pastor había asegurado que “El  Señor había mandado un mensaje y le había dicho el día y la hora exacta en que vendría. Que mi padre vendría en cuerpo glorificado, junto con su hija y con otros hermanos de la iglesia que también fallecieron”.


Ferrer Ruiz era profesor de la universidad del Atlántico, investigador, respetado por su hoja de vida, creador de dos maestrías y estaba trabajando por el programa de teología. Pero ahora, hasta sus amigos le piden que salga a dar las explicaciones que todos se merecen.


Pero el pastor, ni con señas dice nada.

About Author

Compartir
Compartir