19 de septiembre de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Trump insiste en que ganó, pero medios le cortan el discurso

En la madrugada del miércoles, el presidente Trump dijo de manera prematura que había ganado la reelección mientras millones de votos todavía no se habían contado en estados clave, votos que podrían inclinar la balanza a favor del ex vicepresidente Joe Biden.

“Millones y millones de personas votaron por nosotros esta noche, y un grupo de personas muy triste está intentando privar de sus derechos civiles a ese grupo. No lo toleraremos”, dijo Trump a un grupo de simpatizantes en la Sala Este de la Casa Blanca alrededor de las 2:30 de la mañana del miércoles. Mientras eso pasaba, el servicio secreto ordenó redoblar la seguridad de Joe Biden al que empezaron a darle, según algunos medios estadounidenses, tratamiento de Jefe de Estado y, además, los medios de comunicación cortaron abruptamente el discurso donde otra vez reclamaba victoria.

Los funcionarios electorales de Georgia, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin, Nevada y Alaska, estados muy reñidos como para sacar conclusiones, siguen contando los votos que decidirán qué candidato alcanza el umbral de los 270 votos del Colegio Electoral para reclamar la victoria.

Después de declarar ganador a Trump en Texas, las redes agregaron los 38 votos electorales del estado a su total, por lo que no quedó claro qué quiso decir el presidente. En Georgia, los medios de noticias como Associated Press todavía no se habían pronunciado porque había muchos votos sin contar, de manera que cualquiera de los candidatos podría ganar.

El presidente Trump hablando en la Sala Este de la Casa Blanca en la madrugada del miércoles 4 de noviembre. (Evan Vucci/AP)
El presidente Trump hablando en la Sala Este de la Casa Blanca en la madrugada del miércoles 4 de noviembre. (Evan Vucci/AP)

Momentos después de que el presidente dijera eso, Associated Press dijo que Biden había ganado el estado de Arizona y sus 11 votos electorales.

Trump también reclamó la victoria en Michigan, donde lideraba el recuento, pero solo se habían contabilizado el 55% de los votos en el momento en que habló.

Mientras tanto, en las últimas horas, el Servicio Secreto comenzó este viernes a aumentar el número de agentes que protegen al candidato presidencial demócrata de EE.UU., Joe Biden, ante la posibilidad de que los resultados le den la victoria electoral luego de tomar ventaja en los estado claves de Pensilvania y Georgia, informó The Washington Post, que cita a dos fuentes familiarizadas con los planes.

Según el Post, los nuevos agentes se dirigen al centro de convenciones de Wilmington (Delaware), ciudad de residencia del candidato demócrata y donde los miembros de la campaña de Biden están esperando los resultados del conteo en los estados clave de Pensilvania, Georgia, Nevada, Carolina del Norte y Arizona.

Biden superó este viernes a su rival, Donald Trump, en Pensilvania por 5.587 votos según el último recuento. En este Estado, la cuna de Biden, con 20 votos electorales, fue contabilizado el 95% de las boletas.

Biden consiguió la delantera luego de añadirse en el conteo los votos emitidos por adelantado, en ausencia y por correo de Filadelfia, la ciudad más poblada del Estado. 

El candidato demócrata tiene entre 253 y 264 votos electorales, según distintas proyecciones, y debe superar el umbral de 270 para llegar a la presidencia, por lo que si gana Pensilvania con sus 20 votos electorales, puede lograrlo.

Más temprano, Biden le dio la vuelta a los resultados provisionales en el estado de Georgia y se puso al frente de su rival, que venía encabezando el conteo.

Los últimos resultados anunciados en medios locales dan a Biden una ventaja sobre Trump de tan sólo 917 votos, una diferencia mínima, pero significativa porque ha ido progresivamente cerrando el margen que le llevaba el gobernante.

Así mismo, algunos medios decidieron no tragarse el cuento de Trump, y optaron por cortar su discurso de manera abrupta.

La del jueves en la noche era una rueda de prensa usual en la Casa Blanca. Todos los canales de televisión estaban transmitiendo en vivo la alocución del presidente Donald Trump .

El mandatario decía que ganaría fácilmente si incluían los votos legales, pero que si se incluían los votos ilegales, los demócratas podrían intentar robarle las elecciones. De inmediato, uno a uno los canales cortaron la transmisión.

El presentador de CNN Anderson Cooper, además de interrumpir al presidente, le lanzó fuertes palabras: “Ese es el presidente de los Estados Unidos , la persona más poderosa del mundo, y lo vemos como una tortuga obesa en su espalda, agitándose bajo el sol ardiente, dándose cuenta de que su tiempo ha terminado”.

Agregó que nunca había visto algo como esto de un presidente de los Estados Unidos, que es patético y peligroso y que no tiene ninguna evidencia para comprobar semejantes acusaciones .

Lo mismo hizo la cadena NBC: “Tenemos que interrumpir porque el presidente está diciendo una serie de afirmaciones falsas”.

La cadena MSNBC cesó también su transmisión en vivo y el presentador Brian Williams intervino: “estamos nuevamente en la posición inusual de tener no solo que interrumpir al presidente de Estados Unidos, sino también corregirlo”.

Los canales consideraron que el contenido del discurso de Trump desinformaba y no aportaba evidencias.

Incluso Fox News, la referencia informativa del partido Republicano, también corrigió las acusaciones de Trump.

Puede que te hayas perdido

Compartir
Compartir