17 de septiembre de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Le dejó propina de 7 millones a la mesera

Emily Bauer es el nombre de una mesera del restaurante Red Hook Seafood and Bar ubicado en Northwest Loop 410 en Texas, Estados Unidos , que recibió de un misterioso cliente una propina de 2 mil dólares, cerca de 7 millones de pesos colombianos.

La historia, según publicaron varios medios locales, sucedió durante una dura jornada de trabajo dominical en la que tuvo que atender muchas mesas, entre ellas una en la que se sentó una pareja. El hombre mostraba empatía con ella, dijo Emily.

“Seguí disculpándome. ‘Lo siento. Estoy siendo lenta’. Él estaba como, ‘Entiendo’. También mencionó que era dueño de restaurantes. Entonces sabía lo difícil que era ser mesero”aseguró Emily.

En ese momento, se presentó una incómoda situación, pues la pareja se marchó sin esperar su pedido.

“En realidad, no quería el resto de su pedido. Él estaba como, ‘simplemente cancela todo, cancela todo y dame el billete’. Entonces, dije que estaba bien. Le di el boleto (la factura)”, contó la mujer.

Después de que el hombre pagó la cuenta con su tarjeta de crédito, le devolvió la factura a Bauer con el monto de la propina y un conmovedor mensaje “¡Feliz Navidad! ¡Sigue trabajando duro!”, escribió.

“Lo abrí y comencé a llorar. Yo estaba como, ‘¡Dios mío! ¡Mis hijos! Voy a gastarlo todo en mis hijos’”, dijo Emily, que tiene dos pequeños, uno de 2 años y otro de 5 meses. “Yo estaba como, ‘Dios mío’. Nunca he tenido una Navidad en la que me haya gustado derrocharlos”, agregó.

Sin embargo, ahí surgió otro problema, nada menor: el restaurante se negó inicialmente a pagárselos porque, supuestamente, había fijado un límite para las propinas de 500 dólares.

Al ver lo sucedido, los compañeros de Bauer propusieron que el restaurante le difiriera los 2 mil dólares en cuatro pagos de 500, lo que el establecimiento rechazó en principio.

“No creo que sea nuestra responsabilidad como meseros decir, ‘oh, no me puedes dar tantas propinas, lo siento. Oh no, hay un límite, lo siento’. Si ese es el caso, debería haber carteles colocados en los restaurantes o en el recibo para decir que hay un límite de 500 dólares”, cuestionó Emily.

“Todos con los que he hablado han estado como ‘nunca había oído hablar de eso antes’. Si se lo deja a usted y esa persona lo firma, entonces debería poder obtenerlo”, añadió Emily.

Al ver en redes sociales que la mesera no había recibido la propina, el hombre se contactó de manera anónima con el gerente del establecimiento y logró que el pago se diera. Pero la mesera no sabe quién para poder agradecérselo.

Compartir
Compartir