6 de diciembre de 2022

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Distrito entregó un nuevo kilómetro de canalización del arroyo La Felicidad 

El trayecto de la nueva canalización beneficia a cerca de 250.000 barranquilleros, especialmente a los barrios Recreo, Boston, Barrio Abajo, El Rosario, Los Andes, Nueva Granada, Santo Domingo, Lucero y Los Pinos.

Un nuevo tramo de la canalización del arroyo La Felicidad fue puesto en funcionamiento para el bienestar y mejoramiento de la calidad de vida de los barranquilleros.El alcalde Jaime Pumarejo Heins dio apertura a la vía donde se llevó a cabo la obra con la cual se salvaguardará la vida de los vecinos y transeúntes del sector comprendido desde la calle 54 con carrera 37 hasta la calle 57 con carrera 27.


El trayecto de la nueva canalización impactará positivamente a cerca de 250.000 barranquilleros, especialmente a los moradores de los barrios Recreo, Boston, Barrio Abajo, El Rosario, Los Andes, Nueva Granada, Santo Domingo, Lucero y Los Pinos.

De esta manera, el Distrito sigue avanzando en su propósito de solucionar el problema de los caudales urbanos de Barranquilla, para evitar más pérdidas humanas y materiales, como ya está sucediendo en aquellas vías por donde pasaban los más caudalosos arroyos, entre ellos los de las calles 84, 76 y carrera 21.   

Luego de recorrer con los vecinos del sector el nuevo tramo canalizado, el alcalde afirmó que «vamos por buen camino, porque en el invierno más grande que ha conocido Barranquilla estas familias pueden dormir tranquilas, porque en 14 años hemos hecho lo que no se hizo en 100; nos falta mucho, pero no nos vamos a detener, y por eso le estamos entregando al Concejo de Barranquilla y al Gobierno nacional el plan maestro de alcantarillado pluvial de la ciudad, donde están incluidos todos los arroyos que hacen falta, porque después de este increíble esfuerzo que hemos hecho nos merecemos que el Gobierno nacional nos ayude a cofinanciar este gran proyecto».   

Refiriéndose a las obras, el gerente de ADI, Alberto Salah, precisó que “este canal que recoge gran parte de las aguas de la zona alta del suroccidente de Barranquilla y que atraviesa muchos sectores del Centro y entrega allá en el caño de Las Compañías, después de hacer un recorrido de más de 4 kilómetros, hoy es un paso más en esta batalla que estamos dando contra los arroyos, ganándole espacio a la muerte y reivindicando los derechos de los ciudadanos”.

Salah señaló que “los comercios tenían que cerrar cada vez que llovía y las personas no podían salir a sus trabajos y escuelas, pero ahora es un espacio público con andenes, arborización y valorización de las viviendas”.

La obra

El tramo, del que ya está haciendo uso la comunidad, tiene 1 kilómetro de longitud y en esa zona se pavimentaron, aproximadamente, 7.500 metros cuadrados.

Durante la fase de construcción del canal fue necesario el cambio y reubicación de redes de acueducto y alcantarillado, especialmente en las carreras 30, 31 y 33, lo que mejora los servicios en buena parte de la ciudad.

En otros sectores se repusieron tuberías de agua potable y un colector de 33 pulgadas de alcantarillado, este en la calle 54 entre carreras 35 y 37.

Para la canalización se utilizó, como medio de contención, pilotes en concreto.

Más que la canalización

Además de los trabajos de la canalización del arroyo La Felicidad, el sector cuenta con el mejoramiento y construcción de 4.600 metros cuadrados de andenes, lo mismo que instalación de losetas decorativas y jardineras, beneficiando el medioambiente, gracias al trasplante de árboles y plantas ornamentales para el embellecimiento del sector.

Dentro de las obras complementarias a la canalización del arroyo se hizo la instalación subterránea de redes de telecomunicaciones y la modernización del alumbrado púbico.

Los beneficios

Aunque el principal objetivo de la canalización de los arroyos de Barranquilla es evitar muertes o accidentes por la fuerza del agua, con los trabajos en el arroyo La Felicidad, además de la recuperación del espacio público, se mejora la movilidad y circulación vehicular, se optimiza la infraestructura urbana, disminuye la posibilidad de enfermedades que antes ocasionaba el estancamiento de aguas y se previenen daños ambientales.

Compartir
Compartir