12 de junio de 2024

Congregación religiosa en Isabel López espera que hoy se les presente Jesús

Un grupo de personas, pertenecientes a una congregación evangélica, esperan que hoy “terminen todos sus males” y que la presencia del hijo de Dios se haga realidad ante ellos.

Y es que el líder de una iglesia cristiana del corregimiento Isabel López, en Sabanalarga, Atlántico, está convencido que hoy,  28 de enero serán raptados por El Señor.

Muchos de sus familiares buscan respuestas: hace casi un mes que no saben de ellos pues decidieron seguir “la profecía” de  un pastor religioso lo que hizo que muchos vendieran sus casas, renunciaran a sus trabajos y se quedaran allí, a espera hoy la resurrección de Cristo.

Hace algunos días, habitantes del corregimiento de  Isabel López, donde está la vivienda en la que se encerraron los fieles,  alertaron a las autoridades porque según ellos, los que están en la vigilia no se alimentan adecuadamente y, lo peor, que hay menores de edad con ellos.

Ellos no están comiendo porque dicen que el Señor los va a raptar. Están muy flacos y regalaron todo lo que tenían ¿Cómo va a ser el desenlace?, No sabemos, pero el pueblo está preocupado”, relató una habitante del corregimiento mencionado a Noticias Caracol.

La mayoría de los congregados provienen de Barranquilla, ciudad en la que la iglesia tiene su sede principal en el barrio Ciudad Jardín que también ha sido motivo de visita del personal del CTI quienes han estado atentos para que el hecho n vaya a tener un mal desenlace y proteger la vida de los menores que se encuentran en el lugar.

«Todo está en orden»

En las últimas horas, el coronel Álex Suárez, comandante operativo de la Policía de Barranquilla, tras la inspección al lugar declaró que todo estaba en orden: «Todo está en orden, todas las personas están al interior de la residencia a mutuo propio y no tienen ningún tipo de inconveniente y están ahí porque quieren estar», dijo Yaneth Herrera, madre de una de las seguidoras del culto, dijo que su hija la «rechazó porque yo la iba a contaminar y que ella estaba esperando que el Señor viniera hoy, que iban a partir de hoy a mañana».

Debido a la preocupación de la comunidad, miembros de la Policía Nacional y Personería Municipal hicieron presencia en el lugar desde altas horas de la noche del miércoles, con el objetivo de evitar aglomeraciones. Al sitio también arribó una ambulancia como medida preventiva, informó el diario El Heraldo.

“Uno no pudo dormir por lo que está pasando en esa casa. Uno tiene miedo y por eso el pueblo está así. Todos han trasnochado por esa misma razón y es que no sabemos qué pueda pasar. Parece una secta. No son cosas normales aquí”, contó una vecina del barrio. 

Otra familiar sostuvo que los fieles «dicen que tienen que estar en santidad, no tener contacto con nadie porque después van a perder el arrebatamiento que les viene esta noche y en el día de mañana».

Interviene el ICBF

Mientras tanto, y como medida preventiva, el ICBF ubicó con sus familias extensas a ocho niños, niñas y adolescentes que permanecían congregados con sus padres en una iglesia evangélica del corregimiento de Isabel López, en Sabanalarga, Atlántico, a la espera de la segunda llegada de Jesucristo

Previo a esta decisión, el equipo de Defensoría del ICBF adelantó visitas a cada uno de estos núcleos familiares para determinar que fueran garantes de derechos. Las familias extensas donde fueron ubicados suscribieron compromisos de cuidado y protección, mientras continúan las actuaciones administrativas en cada uno de los casos.

El ICBF reiteró que es respetuoso de la libertad de culto, pero los derechos de los niños, niñas y adolescentes son prevalentes, por lo que deben ser protegidos ante posibles vulneraciones, riesgos o amenazas.

Lo que todo el mundo se pregunta es qué harán estos 25 creyentes si, al finalizar el día de hoy, Jesús no se les manifiesta como ellos están esperando. La preocupación es alentada, además, por situaciones similares ocurridas en diversos lugares del mundo que terminaron con un mal desenlace. Aunque según las autoridades, no se nota nada alarmante “sino que es una manifestación puramente espiritual”.

About Author

Compartir
Compartir