20 de mayo de 2024

Alemania, Italia y Francia, suspenden vacunación con dosis de AstraZéneca

Alemania e Italia se han sumado este lunes a la lista de países que han suspendido la vacunación contra el covid con las dosis de AstraZeneca, según ha confirmado el portavoz del ministro de Salud germano y poco después el italiano. La medida se ha adoptado de forma preventiva después de constatar efectos adversos inesperados en algunos pacientes. Se han sumado así a la decisión de parar el uso de la vacuna de AstraZeneca en la lucha contra la pandemia de coronavirus, de países como Países Bajos, Irlanda, Dinamarca, Noruega e Islandia totalmente y, en el caso de algunos lotes Austria.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este lunes que Francia suspende temporalmente el uso de la vacuna de AstraZeneca, a la espera de recibir la opinión este martes de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). «La suspendemos hasta mañana por la tarde», dijo en una rueda conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con quien mantiene en la ciudad francesa de Montauban la XXVI cumbre bilateral entre ambos países.

 “La de hoy es una decisión puramente preventiva”, ha dicho el ministro federal de Sanidad alemán, el democristiano Jens Spahn, en una breve de rueda de prensa en Berlín. Spahn argumenta que la recomendación del Instituto Paul-Ehrlich se basa en la aparición de complicaciones tras el uso de la vacuna, como la formación de coágulos de sangre. Spahn subrayó que la paralización de la vacuna es temporal a la espera de nuevos análisis de las complicaciones y los efectos secundarios.

Trombos cerebrales

“Tras el análisis de nuevos datos, los expertos y las expertas del Instituto Paul-Ehrlich ven un llamativo incremento de una forma de trombosis de seno venoso cerebral muy poco común causada por una deficiencia de plaquetas sanguíneas y por hemorragias, y simultáneo a la inoculación contra el covid-19 con la vacuna de AstraZeneca”, informaba este lunes el Instituto Paul-Ehrlich en una breve nota de prensa. En ella, el instituto también recomienda tratamiento médico inmediato a aquellas personas vacunadas con AstraZeneca que hayan sufrido efectos secundarios como el malestar o el dolor de cabeza persistente hasta cuatro días después de recibir la inyección.

Hace sólo cinco días, el mensaje del instituto en otra nota de prensa sobre la decisión del gobierno danés de frenar el uso de la vacuna era bien diferente: “Hasta ahora no hay indicios de que la muerte en Dinamarca tenga una relación causal con la vacuna de AstraZeneca”, apuntaba.

Según datos recopilados por el Instituto Paul-Ehrlich, en Alemania se registraron hasta el pasado jueves un total de 11 casos de diferentes tipos de trombosis en más de un millón de personas vacunadas con el preparado. En cuatro casos, las personas vacunadas fallecieron. Los expertos del instituto recalcan, sin embargo, que todavía no hay una confirmación de la causalidad entre la vacuna y esas muertes.

Decisión de “alcance”

dicho el ministro Spahn en su comparecencia de este lunes. Alemania quiere esperar ahora al resultado de los análisis que la Agencia Europea del Medicamento para decidir qué hace con la vacuna de AstraZeneca. Los socialdemócratas del SPD y La Izquierda se han apresurado a criticar la decisión de Spahn por considerarla precipitada. 

El ministro de Sanidad se enfrenta a un nuevo contratiempo en su estrategia de vacunación, muy criticada por la oposición y la ciudadanía por el lento suministro de dosis de las tres vacunas hasta ahora distribuidas en Alemania: la de Biontech/Pfizer, la de Moderna y la de Astrazeneca. Las autoridades alemanas confirmaron recientemente la resistencia a vacunarse con el combinado de Astrazeneca había crecido en determinados grupos de población del país.

About Author

Compartir
Compartir