29 de julio de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Se fue uno de los grandes del periodismo: murió Germán Castro Caycedo

El periodismo colombiano está de luto. Este jueves falleció el escritor y periodista Germán Castro Caycedo al que la prensa latinoamericana y la Academia, reconocen su aporte a la literatura y al periodismo.
Desde hace varios meses Castro Caycedo venía aquejado de una penosa enfermedad y murió en su casa, dónde era cuidado por su esposa.
German Castro se destacó tanto como periodista como  escritor. Sus escritos se caracterizaron por sus manifestaciones testimoniales sobre la realidad colombiana.
Fue famoso por su “Caja de herramientas para el narrador” texto con el que muchos estudiantes de periodismo empezaron a aprender la escritura y narración del bello oficio. Con su programa televisivo “Enviado Espacial” (emitido durante dieciséis años), se convirtió en el primer periodista que dirigió y presentó el primer espacio periodístico de la televisión colombiana que se realizó fuera de los estudios, con temáticas profundas y de denuncia.

Desde 1962 estuvo vinculado a los medios de comunicación, donde destacó como corresponsal, reportero y cronista, con gran capacidad de investigación, sensibilidad social e interés por mostrar y analizar diferentes facetas. Se inició en el periodismo como enviado especial de la revista El Ruedo de Madrid (1962), como redactor del diario La República de Santafé de Bogotá (1966) y como reportero y cronista en el diario El Tiempo (1967).

A lo largo de su trayectoria fue galardonado con diez premios nacionales de periodismo y algunos internacionales, como el SIP-Mergenthaler (de la Sociedad Interamericana de Prensa) y el gran premio al reportaje de testimonio de la bienal de la televisión de Berlín Prix Futura. Considerado junto con Plinio Apuleyo Mendoza una de las principales figuras del periodismo colombiano más reciente, su primer libro, Colombia amarga (1976), marcó el nacimiento de un riguroso prosista que un cuarto de siglo después había publicado catorce títulos; nueve de ellos fueron reunidos en tres tomos de Obras Completas (1997, 1999 y 2000).

Entre sus obras, algunas de ellas traducidas a diversos idiomas, destacan Perdido en el Amazonas (1978), Del ELN al M-19, once años de lucha guerrillera (1980), Mi alma se la dejo al diablo (1982), El Karina (1985), El hueco (1989), El cachalandrán amarillo (1989), El huracán (1991), y La bruja (1994).

A estos títulos cabe agregar En Secreto (1996), El Alcaraván (1996), La noche de las lanzas (1999) y Candelaria (2000), en los que el autor se encamina ya hacia una literatura puramente narrativa. Posteriormente emitió por televisión su programa “Temas y Tomas”, que vino a sustituir a “Enviado Especial”.
Se fue uno de los grandes.
Paz en su tumba.

Compartir
Compartir