15 de junio de 2024

Piloto que transportaba campañas políticas en Colombia, se entregó en EE.UU.

La Unidad Investigativa de El Tiempo público en las últimas horas un informe que revela que el piloto colombiano Carlos Eduardo Restrepo Osorio que transportaba políticos en sus aviones en plena campaña electoral.

Restrepo Osorio está vinculado a la Sociedad Aérea de Ibagué (Sadi SAS), a quien sus amigos conocen con el apodo de Caco.


Según el informe, en el aeropuerto de Guaymaral, ubicado al norte de Bogotá, y en el Perales, de Ibagué, andan preguntando de manera insistente por el paradero de un conocido empresario de la aviación que solía moverse con frecuencia en las avionetas y los helicópteros de la empresa de su familia, ofreciendo vuelos chárteres a ejecutivos, campañas políticas, congresistas y a particulares.

Afirma El Tiempo que lo último que se supo de él es que, a principios de junio, se dedicó a aclarar que uno de los jets privados en los que se movió la exniñera del hijo de Laura Sarabia y el entonces embajador Armando Benedetti –de Venezuela a Bogotá– no estaba ligado a la firma de aviación en la que figura como directivo. 

Pero ahora no contesta llamadas, y clientes le dijeron a EL TIEMPO que no lo han vuelto a ver en Colombia.

EL TIEMPO estableció en primicia, con fuentes federales, que Restrepo viajó voluntariamente, el pasado 8 de junio a Florida, y se presentó ante los agentes que andaban preguntando por él: Julio Mena, del FBI, y Danny Fleycher y Daniel MacDonald, de la DEA, todos de la división de Tampa.

El caso, que se maneja bajo absoluta reserva, ha llamado la atención porque, el pasado 10 de agosto, la empresa Sadi SAS fue incluida en una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) dentro de las indagaciones que se adelantan a las cuentas de la campaña Petro Presidente.

Los magistrados investigadores –Benjamín Ortiz y Álvaro Hernán Prada– le pidieron a la Dian “entregar información de la facturación electrónica en la cual figure como adquirente y como emisor, la empresa Sociedad Aérea de Ibagué SAS, con NIT. 800.179.783-1, durante el periodo comprendido desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2022”.

Además, se le solicitó a la Aerocivil chequear que los servicios de transporte aéreo efectivamente se hicieron, como lo aseguran los directivos de la campaña presidencial, entre ellos su entonces gerente y hoy cabeza de Ecopetrol, Ricardo Roa Barragán.

En la auditoría que le hicieron a las cuentas de la campaña, en primera vuelta, aparece el cuadro ‘Obligaciones pendientes de pago al 29 de mayo de 2022’.

Y en primer lugar figura la factura SA4877, del 30 de mayo de 2022, de la Sociedad Aérea de Ibagué SAS, por 2.770 millones de pesos.

Y en el cuadro ‘Fondo Nacional de Financiación Política, servicios de transporte y correo’, se registra un gasto por 799’654.000 de pesos por concepto de transporte, con la misma compañía vinculada a Restrepo.

En el informe de primera vuelta aparece la sociedad en la página 10 dentro del recuadro obligaciones pendientes de pago.

Sobre Carlos Eduardo Restrepo Osorio, EL TIEMPO ya había revelado que agentes del FBI y de la DEA estaban interesados en ubicarlo para establecer cuál era su nexo con el cargamento de cocaína, incautado el 23 de mayo de 2021, en una avioneta que despegó de Guaymaral y aterrizó en el aeropuerto de Providencia.

En Estados Unidos están seguros de que ese narcovuelo es parte de una red –integrada por policías activos y retirados– que saca cocaína hacia Honduras para luego enviarla a territorio estadounidense.

Fuentes federales le revelaron a EL TIEMPO que 5 días después de llegar a Florida, y en compañía de su abogado Richard Díaz, el empresario colombiano aceptó cargos por narcotráfico. 

“No fue necesario abrir indictment. Ante una corte del distrito medio de Tampa, se acordó una audiencia para el 15 de septiembre pasado, que se aplazó para el 17 de octubre próximo, a las 9:30 de la mañana. Ese día se conocerá si el señor Restrepo Osorio continúa preso y por cuánto tiempo”, le explicó a EL TIEMPO una fuente desde Miami.

agregó que aparece ingresado en los registros de la cárcel de Pinellas County Jail, en Tampa, Florida.

En agosto de 2021 –antes de que despegara la campaña a la Presidencia– Restrepo le admitió a EL TIEMPO que Juan Camilo Cadena, el piloto de la narcoavioneta de Providencia, le prestaba servicios (como free lance) a su empresa desde hacía más de 6 años: “Me lo presentó un tío que fue compañero de mi padre”.

Y en cuanto a su nexo con el capitán de la Policía Jorge Isaac Aguilar –otro de los capturados por la narcoavioneta de Providencia–, se limitó a explicar que fueron compañeros de estudio en el colegio: “Hemos sido amigos desde esa época”.

Sin embargo, empresarios del sector dicen que Restrepo recomendó en un par de ocasiones a Aguilar.

Además, que les ofreció para la venta tapabocas chinos de la misma marca de aquellos que aparecieron camuflando el alijo de droga que cayó en la narcoavioneta: Face Mask, de tela antifluido y filtro meltblown.

¿Qué pasa en Colombia?

Sobre la conducta de Restrepo en Colombia, investigadores aseguran que habría rendido un largo interrogatorio en marzo pasado, en donde aclaró que los empresarios que aparecían como dueños de la avioneta de Providencia no tenían responsabilidad alguna.

Sin embargo, el documento permanece bajo absoluta reserva. También se sabe que, antes de viajar a Florida, Restrepo estaba adquiriendo una lujosa propiedad en Cali, que en papeles aparece tasada en cerca de 1.500 millones de pesos.

Un allegado a Restrepo y a la empresa Sadi SAS le dijo a EL TIEMPO que del CNE no los han llamado y que desconocían la versión de la entrega de Restrepo en Estados Unidos. De hecho, manifestaron que no sabían si aún aparecía como accionista.

About Author

Compartir
Compartir