23 de junio de 2024

“Babados Killa” la «cofradía de los machos», en la mira de la Fiscalía General

Este espeluznante hecho va más allá de un problema moral y legal: se trata de 11 mil personas que comparten imágenes sin consentimiento que denigran y maltratan a las mujeres, especialmente en Barranquilla.

La Fiscalía General de la Nación abrió en las últimas horas una investigación por la denuncia que se hizo pública a través de las redes sociales contra un tenebroso grupo autollamado ‘Babados Killa’,  integrado por lo menos por 11 mil hombres en el que publicaban fotos y videos sexuales de mujeres de todo el país, pero con especial énfasis del departamento del Atlántico y su capital Barranquilla.

La denuncia contra ese grupo se hizo pública a través de Instagram por Valentina Herrera, una estudiante de comunicación social y periodismo, quien en sus redes realizó un video denunciando la situación y dio a conocer las amenazas de las que viene siendo víctima.

 “Las plataformas digitales que están utilizando para compartir videos sexuales no autorizados son WhatsApp y Telegram, donde están divulgando videos que fueron robados, hackeados o enviados. Lo más preocupante es que se difunde contenidos de pornografía infantil”, aseveró la denunciante en un video.

Sobre el caso, En el portal La Silla Vacía, salió publicada en las últimas horas un artículo titulado “Babados Killa” y la cofradía de los machos, de la coautoría de Jaime Santamaría y Andrea Dávila. En su columna, hacen un detallado recuento de las denuncias alrededor del tenebroso grupo:

“El pasado 23 de abril reaccionamos con asombro y perplejidad ante algo que parecía sacado de un relato del Marqués de Sade. Salieron a la luz las acciones obscenas de un grupo de la plataforma de mensajería Telegram —conformado, en su mayoría, por hombres y jóvenes de Barranquilla— llamado “Babados Killa”, empieza el escrito.

Así mismo, hacen referencia a la joven estudiante de comunicación que hizo pública su denuncia a través de Instagram señalando: “¡Pero hay más! Cuando una joven hizo una denuncia pública en Instagram sobre la existencia del grupo, ella fue amenazada con su empalamiento y —además— con ser arrojada al río Magdalena. Una práctica que recuerda la crueldad que prevaleció en la historia reciente de nuestro país: arrojar los restos indeseados a las afluentes hídricas. No solo se mataba, sino que se debía borrar todo rastro del cuerpo ya asesinado: ¡se mataba y remataba!

Los autores el artículo reflexionan sobre el desbordado machismo en el país y, en especial, en el Atlántico, y la obsesión peligrosa de algunos hombres con la figura femenina. Sobre, ello, dicen que “ Lo primero es que esta violencia masculina se obsesiona con el cuerpo de la mujer. Siempre necesita convertir o reducir el cuerpo de la mujer en un objeto. El cuerpo de la mujer es violado, marcado, asesinado, usado como mercancía sexual y/o desmembrado por necropoderes silenciosos, ya sean carteles de la droga, grupos paramilitares u hombres gozando en el anonimato que permite la virtualidad.”

Fialmente hacen un llamado a la Fiscalía para que se aborde un proceso contra el peligroso grupo, que ataca a las mujeres en todas sus formas posibles.

“Creemos que la Fiscalía y los entes responsables deben iniciar todas las investigaciones necesarias para desmantelar esta red que debe catalogarse de criminal. Algo huele mal acá. Bien dice una vieja formula psicoanalítica: lo reprimido (ocultado, aquello de lo que no se quiere hablar) siempre retorna con violencia en forma de síntoma. No hablamos de un grupo menor de jóvenes; se trata de 11 mil personas. Hay un síntoma social en Barranquilla y el Atlántico”, remata el artículo de La Silla Vacía.

De igual manera, se supo que en la mañana de este martes personal de la Fiscalía y la Sijin de la Policía se encuentra reunido para determinar cuál es el plan de acción frente a este caso que ha generado todo tipo de rechazos a través de las redes sociales.

About Author

Compartir
Compartir