29 de julio de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

A Junior solo le queda pensar en la Sudamericana

En un partido con dos caras, como si fuera una réplica de la inmortal obra El doctor Jekyll y el señor Hyde, el Junior de Barranquilla quedó eliminado del campeonato colombiano de futbol.

En un primer tiempo, digno del monstruoso Hyde le tocó aguantar un temporal del América de Cali que le llegó de la forma que quiso y anotó dos goles ante un paquidérmico Junior que solo veía pasar a la escuadra americana sin ninguna reacción.

La presión americana se empezó a ver reflejada en el marcador en el primer tiempo a los 30 minutos por intermedio de Luis Sánchez y a los 39 mediante cobro de tiro penal de Adrián Ramos.

En el segundo tiempo Junior cambió, y como en la célebre novela, parecía que el doctor JeKyll hizo presencia para ordenar la casa: era otro equipo que luchaba todas las pelotas y se arriesgaba para conseguir el empate.

El cuerpo técnico juniorista dispuso el ingreso de Teófilo Gutiérrez por Sherman Cárdenas y Fabián Ángel por James Sánchez y el encuentro cambió. Lo que la gente se pregunta es por qué Teófilo, si pudo entrar en el segundo tiempo, no fue inicialista cuando con su categoría cambió el rumbo del partido. ¿A qué le apostaba el Junior? Porque si se guardaba para la sudamericana, Teo debía permanecer en el banco, pero demostró que estaba listo para jugar y nadie entiende por qué entonces no fue inicialista.

Los tiburones ‘cambiaron su esquema de juego y en una gran ofensiva anotaron inicialmente a través de Miguel Ángel Borja, acción que fue anulada por el VAR Fernando Acuña (Casanare), con su asistente John A. León (Caldas). Poco después Gabriel Fuentes anotó y el mismo VAR anuló el gol.

En otra jugada de revisión de mano para tiro penal a favor de Junior, el propio VAR no lo concedió. 

Hasta que al minuto 26 de la complementaria anotó el descuento para el 2-1. 

A pesar de que Junior mereció el empate, no pudo encontrar la claridad necesaria para anotar y a la final, el América se llevó los puntos y la calificación a la etapa decisiva del fútbol colombiano.

No se entiende que si Junior iba por la Liga Colombiana, no haya puesto a Teo inicialista. Ahora, con la mitad de lo que había que conseguir perdida, se entiende que hay que poner toda la carne en el asador por el otro cincuenta por ciento, que es la clasificación a la semifinal de la Sudamerican

Reponerse del golpe y ganar en Chile para avanzar a la Sudamericana y estar a la altura de lo que un equipo en nómina y costo como el Junior debería estar peleando, es la única alternativa.

De fracasar en ambos empeños, queda demostrado que, más allá de un plantel con grandes jugadores, el 2020 el Junior se quedó solo en expectativas y sin ningún resultado.

Pero en el fútbol no hay nada escrito y habrá que esperar lo que pase en Chile ante el Coquimbo. Ojalá, por el bien de la afición, el 2021 depare más alegrías que sufrimientos.

Compartir
Compartir