23 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Y ahora, “Isaías” es la amenaza

Los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos vigilan un sistema de baja presión situado a unas 1,000 millas (1,600 kilómetros) al este de las islas de Barlovento, las más orientales de las Antillas Menores, con un 80% de probabilidades de transformarse en la próxima tormenta tropical en 48 horas.

Con el huracán Hanna convertido en una depresión tropical que descarga fuertes lluvias en el sur de Texas y el noreste de México y la tormenta tropical Gonzalo ya disipada en el Caribe, la atención en la cuenca atlántica está sobre el sistema que esta semana podría pasar a conocerse con el nombre en español Isaías. En el Océano Pacífico, continúa la amenaza del huracán Douglas.

Los poderosos vientos volcaron al menos tres camiones de 18 ruedas y un vehículo recreativo, por lo que grúas que intentaban levantarlos el domingo, y cerró un tramo de dos millas de la Ruta 77 en Sarita, Texas, cerca de la frontera con México.

En Port Mansfield, los vientos arrasaron campos de caña de azúcar y derribaron árboles. Ciervos caminaban por las calles y se detenían para masticar las ramas que habían caído en los patios de casas modestas, algunas de las cuales habían perdido su techo.

En un momento, más de 283,000 casas y negocios quedaron sin electricidad, pero la cifra había disminuido a 230,000 en la tarde del domingo, según poweroutage.us.

Algunos residentes locales aprovecharon el mal tiempo, como Alejandro Carcano, de 16 años, y Jesse Garewal, de 18, ambos residentes de Galveston, para surfear en medio de la marejada ciclónica provocada por Hanna.

La Casa Blanca aprobó la declaración de emergencia por desastre en Texas.

Compartir
Compartir