27 de noviembre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Uniautónoma suspendió contrato a 200 trabajadores

La Universidad Autónoma del Caribe decidió suspender el contrato de trabajo a 200 empleados de la institución que seguían cobrando su sueldo, sin desarrollar ninguna clase de funciones, porque la nueva realidad impuesta por la pandemia hizo que las labores que desempeñaban, no se siguieran necesitando.

Así lo explicó el rector de la institución, Mauricio Molinares, quien dijo que los contratos fueron suspendidos por “fuerza mayor” pues, esos empleados, “recibían salario mientras estaban en su casa sin hacer nada”.

La media había sido sido aprobada por el Consejo Superior de la Uniautónoma, pero solo hasta el día de ayer comenzó a materializarse.  La disposición se sustenta en la medida en que estas personas están en casa “sin trabajar”.

“El equipo de fútbol que tuvo la Autónoma lo vendieron, pero la nómina que estaba adyacente al equipo la universidad seguía pagando esos gastos suntuosos. También había una serie de personas que no estaban trabajando, que están en su casa sin hacer nada. Esto es una decisión coherente que se toma para garantizar el futuro de la universidad”, explicó el rector de la universidad, Mauricio Molinares.

Para el rector Mauricio Molinares, la decisión tomada hoy se puede calificar como “compleja, pero decente y coherente”. Y la medida fue dada a conocer con todos sus soportes y sustento a los Ministerios de Trabajo y de Educación “La medida es una figura avalada por el Código Sustantivo del Trabajo y por la legislación Covid del Gobierno Nacional”.

“El equipo de fútbol lo vendieron y estaban empleados entrenadores, médicos deportólogos, psicólogos, fisioterapeutas, kinesiólogos asignados a un equipo que no existe. No tenemos equipo y les seguíamos pagando salarios”, denunció el directivo. Así mismo había un grupo de mecánicos, cuando ahora la universidad solo tiene un vehículo y no los cuatro en que se movilizaba Vargas Lamadrid. “Hay aseadoras, conductores y chef, que no tiene nada que hacer en estos momentos”, recalcó.

La medida se sostendrá hasta que las funciones que desempeñaban los trabajadores, vuelvan a ser requeridas. Sin embargo, el Rector anunció un profundo estudio de la nómina de la universidad para la revisión de toda la planta de personal. La decisión se tomó con base en un estudio que realizó un grupo de expertos que dan cuenta que en su momento de “mayor esplendor” la institución tenía casi 15 mil estudiantes con una nómina aproximada de 400 trabajadores. Hoy, la Autónoma tiene empleados de planta a más de mil trabajadores para los 5 mil estudiantes que se encuentran matriculados.

“Con la medida de las suspensión de los 200 contratos, , la universidad se está ahorrando 800 millones de pesos que para una universidad con poco flujo de caja, significan bastante”, afirmó Molinares. «Hay que tomar “decisiones dolorosas para garantizar la viabilidad financiera de la universidad», explicó .

Así mismo, el rector informó que la Alma Máter contrató los servicios jurídicos del abogado Víctor Julio Díaz Daza, con quien van a revisar toda la planta universitaria. 

 “Mientras existan propósitos desmedidos, la Universidad no podrá sumar en sus finanzas, por el contrario, seguirá restando. Desde la Alta Dirección no permitiré que se pierda la confianza de la región por este tipo de conductas desproporcionadas”, finalizó el Rector.

Compartir
Compartir