28 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Túnel de la Línea: un sueño de 107 años que se hace realidad

REDACCIÓN HORA EN PUNTO

Un sueño que empezó hace 107 años,  una espera de más de una década desde que empezaron trabajos, y más de dos billones de pesos en su inversión,se necesitaron para hacer realidad, por fin, el Túnel de La Línea.

Después de más de 15 años de espera, y más de un siglo desde que en el país por primera vez se sugiriera “hacer los estudios geológicos”, el Túnel de la Línea es una realidad: el próximo 4 de septiembre se pondrá al servicio.

Esta obra, tal vez la de más magnitud en la historia del país, y que pondrá al servicio el túnel más grande de Latinoamérica, tiene relevante importancia económica para la productividad de la nación: cruzar la cordillera Central entre Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), reduciendo la duración del trayecto para comunicar al centro del país con el puerto de Buenaventura, potenciando así el flujo del comercio exterior.

*El valor contratado, terminó multiplicándose a más de 2 billones de pesos.

Después de quince años de trabajos en el frente de obra, el presidente de la República, Iván Duque, entregará 8,65 km que conforman el túnel. Solamente esta primera etapa tuvo una inversión total de $1 billón.

El túnel, contrario a lo que muchos creen, no es un proyecto que se empezó a considerar en los años 80. Realmente desde hace más de 100 años, (1913 para ser exactos) el país contempló la posibilidad de construir un túnel que conectara el Pacífico con el centro de Colombia. Pasaron décadas enteras de diseños y licitaciones revocadas, fallidas y que no terminaban de convencer al Estado.

Sería en el gobierno de Carlos Lleras Restrepo que se reviviera el proyecto cuya ejecución, en ese entonces, fue planteada en la parte baja de la montaña para evitar mayores costos. Pero un estudio liderado por expertos japoneses,  recomendaron que la obra se construyera a 2.600 metros sobre el nivel del mar. Al final, no se realizó en ninguna de las dos alturas estimadas y se volció a archivar el proyecto que sería desempolvado en los años 80, vuelto a engavetar y revivido en el 2000 por el presidente de ese entonces Andrés Pastrana quien tampoco encontró la fórmula para poner a roda la obra.

Solo en el 2008 –y después de varios procesos de licitaciones fallidas– el proyecto Cruce de la Cordillera Central o túnel de La Línea, ubicado entre los departamentos de Quindío y Tolima  fue adjudicado a la Unión Temporal Segundo Centenario por un costo proyectado de 629.000 millones de pesos, que por los múltiples impases, terminó incrementándose.

La Ministra de Transporte, Angela María Orozco se refirió a la obra señalando que «…el túnel de La Línea es la obra cumbre de la ingeniería colombiana con la que se mejora la conexión entre el suroccidente y centro de nuestro país, y con la que se benefician más de 6.000 transportadores que se movilizan por ese corredor cada día».

La funcionaria también se refirió al esfuerzo que demandó la construcción y a todos los problemas que tuvo que sortear el Gobierno para su ejecución: “Gracias a la decisión del Gobierno Nacional de terminar los trabajos y al esfuerzo de 2.600 trabajadores que, en medio de la contingencia del Covid 19 y bajo los protocolos más estrictos de bioseguridad, reanudaron sus labores para continuar con la instalación de los equipos electromecánicos. La obra civil, por otra parte, finalizó completamente el 8 de febrero del presente año”, dijo la Ministra.

El túnel de La Línea cuenta con tres carriles, dos para operación normal y uno para la atención de contingencias y emergencias.

El director del Instituto Nacional de Vías, Invías, Juan Esteban Gil Chavarría, precisó que la entrega de las obras se llevará a cabo en dos momentos: el primero, será como ya se dijo, el 4 de septiembre que tendrá, entre otras cosas,  un par vial de dos carriles por sentido: uno en el sentido Armenia-Ibagué, de manera que los viajeros ascenderán por la vía en dos carriles, llegarán al túnel de La Línea, lo atravesarán y descenderán por la vía existente bidireccional hacia Ibagué.

El segundo momento, indicó el funcionario, será en abril del 2021, cuando se entregue la totalidad de los 30 km nuevos de doble calzada entre Cajamarca y Calarcá, 25 túneles y 31 puentes que conforman el proyecto del Cruce de la Cordillera Central.

Un sueño que empezó hace 107 años,  una espera de más de una década desde que empezaron trabajos, y más de dos billones de pesos en su inversión,se necesitaron para hacer realidad, por fin, el Túnel de La Línea.

Compartir
Compartir