octubre 20, 2020

No es la noticia: es la forma de contarla

Siete patentes de la Uniautónoma que apuntan a mejorar la calidad de vida

Siete patentes por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, hablan del buen momento académico y la producción en investigación que tiene la Universidad Autónoma del Caribe. 

El director de Investigación y Transferencia de la Universidad Autónoma, Pablo Bonaveri, explicó que las patentes ( Cuatro de ellas por “invención” y tres por “modelos de utilidad”) empezaron su bosquejo, diseño y ejecución en el aula de clases al ser  proyectos de profesores y estudiantes en asignaturas específicas.

El primero de ellos es el electromiógrafo. Este es un dispositivo implementado en una prótesis de mano y se convirtió en uno de los primeros proyectos en ser patentados. Fue desarrollado por Marlon Domínguez Franco y Daniel Barrios Gómez, y contó con el acompañamiento del director del programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones de la UAC, Everth Barrios.

Se trata de un mecanismo que le permite a las personas que no tienen manos realizar cuatro movimientos: empuñar, agarrar en forma de gancho, agarrar en forma cilíndrica y enganchar con los dedos pulgar e índice.

De acuerdo con los inventores, esta idea nació luego de que Daniel Barrios conociera a un niño al que no se le desarrolló un brazo. Desde ese momento se encendió en Barrios la chispa por ayudar a mejorar la calidad de vida del menor.

“Hablamos con el papá del niño y nos dio permiso, siempre y cuando el pequeño aceptara. Dijo que sí, que le gustaba la idea y empezamos a trabajar. Primero investigamos para saber si ya existía algo similar y después de hacerlo nos decidimos por una línea más sencilla”, recuerda Domínguez. 

Otra de las novedosas patentes es el Robot RVGD donde la inteligencia artificial continúa como protagonista. El Robot Vision Gas Detector (RVGD) fue otro de los proyectos que recibió patente, en su caso por modelo de utilidad.

Esta idea fue desarrollada por los ingenieros mecatrónicos Jesús Fabián Consuegra García y Jesús Darío Ramírez Ruiz, y contó con el apoyo de los académicos Julie Berrío Pérez y Pablo Bonaveri.

De acuerdo con Jesús Ramírez, el prototipo consiste en “hacer un análisis cuantitativo de gases como el hidrógeno, monóxido y gases licuados del petróleo. Dicho análisis se basan en normas de seguridad. De esa forma, también se generan reportes del área analizada”, explica.

Silla de ruedas movida por los ojos

Los egresados del programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones Mario Villamizar y José Suárez, junto a la docente Gisella Borja, crearon un mecanismo para controlar una silla de ruedas con el movimiento de los ojos.

Se trata de un sistema de control para sillas de ruedas eléctricas que denominan electrooculografía.

“La electrooculografía, en palabras sencillas, son las señales que se generan con el movimiento de los ojos. Esas indicaciones se captan y con ellas se pueden hacer múltiples implicaciones, llevándose a la práctica con un proceso de adecuación de las mismas”, explica Villamizar.

Los desarrolladores de este dispositivo afirman que con esta creación buscan resolver la problemática de movilidad de personas con discapacidad motriz severa, como la cuadriplejia.

Este dispositivo recibió la patente por invención. Al recibirla, la docente Gisella Borja manifestó que este proyecto responde a una problemática a nivel mundial de los discapacitados.

Así mismo, otra novedosa patente fue para el sistema de recolección de orina. Su creadora, la diseñadora de modas María Fernanda Nieto consideró para su proyecto la idea de mejorar la calidad de vida de las personas a través de la tecnología.

Según la también docente, a través del sistema portable de recolección, almacenamiento, filtración y vaciado de orina se puede ayudar “a todos los pacientes que tienen insuficiencia renal, que han sido sometidos a alguna cirugía y todos aquellos con patologías afines a las patologías urinarias”, describe.

De acuerdo con Nieto, el diseño se puede adaptar tanto a una persona de la tercera edad como a un adulto.

Cabe recordar que este producto es una modificación de las bolsas de drenaje de orina que usan las personas que sufren de incontinencia urinaria, padecen de alguna enfermedad renal o se les ha realizado una operación.

Medidor de Torque

El dispositivo para medir el torque que se genera durante el proceso de soldadura por fricción-agitación en tiempo real fue el cuarto proyecto en recibir patente, en su caso por utilidad, por parte de la SIC.

Medir el torque durante el procesamiento de materiales metálicos permite determinar cuáles son las estrategias que se deben utilizar para la reducción del consumo energético.

Dicha innovación fue desarrollada por los docentes Saúl Pérez y Jimy Unfried Silgado.

Monitor de frecuencia cardíaca

Dentro de las siete patentes recibidas se encuentra una idea enfocada en los que practican deporte. Se trata del monitor inteligente de frecuencia cardiaca para deportistas en actividad.

Este proyecto fabricado por Gisella Borja, Evert De los Ríos, Glayder Viloria Gallardo y la egresada de la UAC Stephanie Polo Ochoa es un sistema de monitoreo de la frecuencia cardiaca que le permite al entrenador o al preparador físico evaluar el rendimiento de sus deportistas en tiempo real y de manera simultánea, mientras estos están realizando actividades físicas propias de un entrenamiento o durante un juego.

“Con este producto se ayuda a los deportistas a que no tengan un entrenamiento que sobrepase sus capacidades físicas, además ayuda al entrenador a tomar decisiones en cuanto al cambio de un jugador mientras está en competencia”, explica Borja.

Sismocardiografía

Pablo Bonaveri y Juan Pablo Zuluaga han visto cómo la tecnología se ha convertido en una aliada especial de la salud. Partiendo de esa base trabajaron en un dispositivo inalámbrico, apoyado en acelerometría (ingeniería con la que se puede registrar la aceleración o desaceleración de un cuerpo).

“La sismocardiografía es un método eficaz para captar señales en el área del pecho donde está el corazón, de forma no invasiva”, explica Bonaveri.

Este tipo de ingeniería se presenta por parte de los desarrolladores como una gran opción en la detección de anomalías de forma prematura y como ayuda de terapias de resincronización cardíaca, problemas coronarios y afecciones crónicas del corazón.

E

Compartir
Compartir