24 de noviembre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Romualdo Brito: El nefasto sino trágico en la música vallenata, sigue presente

POR ANUAR SAAD

Hace unas semanas HORA EN PUNTO publicó una crónica donde se conjugaban las muertes tempranas de cantantes y compositores vallenatos y la terrible coincidencia fue que muchos de ellos fallecieron en accidentes de tránsito mientras manejaban por las carreteras del país para trasladarse de una ciudad a otra. Kaleth Morales, Patricia Teherán, Martín Elías Díaz, Hernando Marín, Adaníes Díaz, Martín Maestre, entre otros tantos. Lea aquí la crónica El vallenato y la muerte: una historia de dolor hecha canción

La noticia terrible de la muerte en la mañana del viernes 20 de noviembre del prolífero compositor Romualdo Brito, auto de más de 1400 composiciones muchas de ellas grabadas por los más representativos cantantes  de la música vallenata, conmocionó no solo a sus colegas compositores y cantantes del género, sino que estremeció los cimientos de todos los que aman la música vallenata y valoran las composiciones –románticas, ancestrales, sociales y jocosas- que este multifacético compositor llegó a escribir para deleite del público.

Romualdo Brito, oriundo de Tomarrazón, jurisdicción de Riohacha, La Guajira. Dentro de su largo historial de composiciones, 16 de estas fueron para El Cacique de la Junta, convirtiéndose de inmediato en éxitos. El Binomio de Oro, Jorge Oñate, Los Embajadores del Vallenato, Lisandro Meza y Otto Serge también tuvieron el privilegio de grabarle.

Su primera composición la escribió a sus 17 años y su destinatario fue Lizandro Mesa que muy pronto la grabaría. El nombre de la canción es  El dios cantor, y era dedicada a Leandro Díaz, el inmortal autor de Matilde Lina.

Jaime Pérez Parodi, reconocido periodista y conocedor como el que más de la música vallenata, en declaraciones concedidas al diario El Heraldo de Barranquilla, se refiero así sobre el malogrado compositor:

 “Era polifacético, tenía la capacidad de crear un tema tan picaresco como El santo cachón, grabado por Los Embajadores Vallenatos, pero también uno romántico como Los amaneceres del Valle, inmortalizado por Jorge Oñate, o un tema de una gran profundidad social como Yo soy el indio, grabado por Diomedes Díaz y Colacho Mendoza”.

La obra musical de Romualdo Brito es única. Y me refiero con “única” a su inmensa capacidad de poder componer temas que llegan al corazón como “Mi presidio”, “Esposa mía”, “El diario de mi vida”, “Embrujo”, “Aquí está tu enamorado”,  “Mujer hermosa”, entre otras muchas, y poder componer, a la vez, narrativas de nuestra picaresca provinciana, como “El Santo Cachón”, “Llegó tu marido”, “Con la misma vaina”, “Mujereando”, entre otros y mostrar, además, un riquísimo legado de canciones dedicadas a la provincia, al valle, a la naturaleza, a sus ancestros, a los indígenas. En fin, un vacío enorme entre los compositores del género que será muy difícil de llenar.

Por lo que representaba para el mundo del vallenato Romualdo Brito y por ese vacío inconmensurable que deja en el corazón de todos los seguidores de la música legendaria de Francisco El Hombre, las reacciones de sus amigos, colegas, cantautores e intérpretes no se hicieron esperar y se tomaron todas las redes sociales.

Aquí están, algunas de las reacciones:

Compartir
Compartir