28 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Protestas, vandalismo y terror en ciudades del pais

Centenares de manifestantes  en las principales ciudades del país siguieron protestando en alas últimas horas en contra del abuso policial tras la muerte del abogado Javier Ordóñez, caso que le dio la vuelta al mundo por las crudas imágenes que revelaron los repetidos choques eléctricos con pistola tazer de que fue objeto la víctima.

En capitales como Bogotá, Cali, Cartagena, Cúcuta, Medellín y Barranquills se presentaron enfrentamientos entre manifestantes y Policía. Además, como se aprecia en videos de rede sociales, hay saqueos y actos de vandalismo.

Las manifestaciones se volvieron a sentir por segundo día consecutivo  en diferentes zonas de Bogotá y de otras ciudades de Colombia contra la violencia policial, aunque hasta ahora con menor intensidad que la víspera cuando los desórdenes dejaron diez personas muertas.

Las protestas han derivado en fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía Nacional.
Hasta pasada la medianoche siguieron reportándose desde diversos puntos de Bogotá desmanes protagonizados por vándalos.

El caso más grave fue la muerte de una mujer en el sector de Suba, tras ser arrollada por un bus secuestrado por los vándalos.

Así se vivió la segunda jornada de protestas por la muerte, en un caso de brutalidad policial, del abogado Javier Ordóñez.

Al igual que ayer, el blanco de las protestas fueron los Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía que fueron atacados con piedras y otros objetos y obligaron en algunos casos a la intervención de unidades antimotines.

De nuevo el principal punto de concentración fue el CAI de Villa Luz, en el oeste de Bogotá, donde trabajaban los dos uniformados involucrados en la muerte del abogado Javier Ordóñez, cuyo fallecimiento avivó las protestas callejeras.

Hasta ese lugar llegaron decenas de manifestantes que volvieron a lanzar objetos contra la instalación policial y como respuesta a esta situación, miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) arrojaron gases lacrimógenos a la turba para forzarlos a replegarse.

Una de las situaciones más tensas se vivió en el barrio Zona Franca, en la localidad de Fontibón, también en el oeste de Bogotá, donde en un principio algunos vecinos formaron una cadena humana para evitar que atacaran un CAI.

Sin embargo, eso no evitó que comenzaran a caer piedras y palos contra la infraestructura y que se desatara un enfrentamiento entre los manifestantes y el Esmad.

La situación se complicó hasta el punto de que personas denunciaron en las redes sociales que hubo uniformados que hicieron disparos al aire.

En el barrio Verbenal, en el norte de Bogotá, donde vivían dos de los jóvenes asesinados en los desórdenes del miércoles, los manifestantes llenaron de palos y objetos inflamables el CAI y le prendieron fuego como en la noche anterior.

Protestas en otras ciudades

Otra situaciones difícil se vivió en el barrio San Fernando de Cali, principal ciudad del suroeste del país, donde vándalos saquearon sucursales del BBVA y el Banco de Bogotá, y rompieron vidrios de una estación del sistema de autobuses MIO durante enfrentamientos con la Policía.

En Medellín, los manifestantes se reunieron en el Parque de los Deseos con el propósito de recorrer varias calles hasta llegar al Comando de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Sin embargo, a mitad de camino intervino la Policía y dispersó a la multitud, que llegó hasta su destino en pequeños grupos para continuar con una protesta en la que fueron atacadas sedes bancarias.

En Barranquilla un grupo protagonizó desórdenes en la Plaza de la Paz al grito de «¿Por qué nos asesinan?».

Las escenas se repitieron en otras ciudades intermedias como Cúcuta, que tiene el principal paso fronterizo con Venezuela; Manizales y Pereira, ubicadas en el céntrico Eje Cafetero, e Ibagué, capital del departamento del Tolima.

DESORDENES EN BARRANQUILLA

Un nutrido grupo de ciudadanos  se congregó a las afueras de la Universidad Autónoma del Caribe, para unirse a las manifestaciones en todo el país cono rechazo a la muerte ocurrida ayer de un abogado en medio de un operativo policial en Bogotá.
Desde las 4 de la tarde, se hicieron escuchar arengas y se desplegaban  carteles en rechazo a los actos violentos de las últimas semanas, cuyo detonante fue el suceso de ayer en la capital que involucra a dos se tés de la policía nacional.
La protesta se inició de manera pacífica; sin embargo horas más tarde  se presentaron diferentes desmanes en medio del recorrido.
Vidrios rotos a oficinas y locales comerciales, grafitis en las paradas del Transmetro, vandalismo en supermercados, fueron algunos de los hechos vandálicos en que derivo la protesta.
Miembros de la Policía y el Esmad hicieron presencia en medio de la marcha, con el fin de controlar los desmanes y procurar que la protesta se mantuviera de forma pacífica, como ocurre tradicionalmente en la capital del Atlántico.

Sin embargo, los ciudadanos manifestaron que los uniformados usaron gases lacrimógenos y bombas aturdidoras contra ellos, lo que según afirman, les impidió ejercer el derecho a la protesta.

«La Policía Nacional nos estaba agrediendo, nos tiraron gases lacrimógenos y bombas aturdidoras, y nosotros no tenemos nada con qué responder», declararon algunos de los manifestantes.

Compartir
Compartir