27 de enero de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

¿Por qué en Barranquilla no hubo medidas de restricción en este puente festivo?

El Secretario de Salud Humberto Mendoza le explicó al diario El Tiempo las razones y habló sobre el futuro de la pandemia en la ciudad

Barranquilla fue la única gran capital de Colombia que, de cara a la pandemia, no tuvo medidas especiales de restricción durante el primer puente festivo de 2011.
En la ciudad no hubo  toque de queda, pico y cédula u otras medidas que se tomaron en distintas ciudades debido a la capacidad crítica en cuidados intensivos y el disparo desmedido de contagios por Covid 19.
Los indicadores de UCI o pacientes recuperados, muestran que la ciudad se encuentra con un balance que resulta positivo, si se compara con el de otras urbes principales, según  deja en claro un informe publicado el el diario El Tiempo escrito por periodista Wilhelm Garavito.
El secretario de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, entrevistado por el diario, afirma que
“…en primer lugar es preciso anotar que el comportamiento epidemiológico de la pandemia de covid en Barranquilla tuvo su primera afectación en junio y julio de 2020. En segundo lugar: el incremento del 77% en las camas UCI de la ciudad se reflejó así: Barranquilla pasó de tener 411 camas de UCI a tener 728, y en este momento 719, debido a la solicitud y necesidad de apoyo temporal con 20 ventiladores en disposición de la emergencia en la capital del país”, afirmó Humberto Mendoza, secretario de salud del Distrito.

El Secretario hizo énfasis en que Barranquilla es un  centro de referencia en cuidado crítico para los siete departamentos del Caribe colombiano, en los cuales también se incrementaron las Unidades de Cuidados Intensivos para enfrentar la pandemia. Esto ha facilitado la ampliación de la oferta, la cual se concentra en superar las demandas que necesitan los habitantes de la ciudad.

Explica la.publivavion del diario El Tiempo que los pacientes provenientes de los 22 municipios del Atlántico y más departamentos caribeños, ocupan hoy un 22% del total de camas. De esta manera, la ciudad dispone del 43% en su capacidad de respuesta.

Mendoza señaló al respecto que Barranquilla actualmente emplea el 13% de los usos hospitalarios por pacientes confirmados y sospechosos con covid-19. Otro 22% corresponde a atención de pacientes con otras patologías”.

Pero Barranquilla no baja la guardia y a través de la  Secretaría de Gobierno, la oficina de Seguridad y convivencia y la Policía Nacional se mantienen los controles en las cinco localidades, con las llamadas patrullas covid, que se encargan de sancionar a quienes promueven o participan de aglomeraciones.

“Las mesas de trabajo de la pandemia que están activas desde el mes de marzo de 2020, apoyando la gestión territorial, consideran que estamos evidenciando en estos momentos todas las exposiciones al virus que se dieron en la tercera semana del mes de diciembre. En los próximos 10 días comenzaremos a observar los usos hospitalarios resultados de fin de año, los que se estiman sean menores que los meses pasados”, aseguró el secretario.

En el informe del diario El Tiempo también se hace referencia a los resultados de la seroprevalencia (presencia global del virus) identificados por el Instituto Nacional de Salud en Barranquilla.
“En octubre de 2020, el corte del estudio indicó un 55% a 60%. Tres meses después y con la mirada de los casos de noviembre y diciembre, las estimaciones se llevan a un porcentaje no menor al 70%, un indicador favorable para la ciudad”, expuso la epidemióloga Margarita Gamboa en la publicación.

De esta manera, las autoridades sanitarias esperan una disminución notable en el primer trimestre de este año, de acuerdo a la reducción de ciudadanos propensos y al comienzo del proceso de vacunación.

Más allá de los indicadores, Gamboa y en general las autoridades, hacen énfasis en que la ciudadanía no debe olvidarse de los cuidados básicos que se han reiterado desde marzo: lavado frecuente de manos, uso debido del tapabocas y mantener el distanciamiento social, entre otros.
Sin que se demuestre científicamente, muchos ciudadanos aseguran que el haber vivido en condiciones de hacinamiento o trabajando bajo fuertes cambios de clima, entre otros aspectos, los ayuda a ser asintomáticos frente al covid. Acerca del tema, la doctora Gamboa manifestó: “Las variables para explicar esta condición asintomática es individual y no son inherentes exclusivamente a las condiciones del ambiente. Lo que sabemos es que la población entre 16 y 39 años tiene una mayor proporción de ser asintomática y ha sido el gran desafío de esta pandemia en todo el mundo

Compartir
Compartir