28 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Periodistas de 47 países condenan ataques al periodismo en El Salvador

Gabriela Cáceres y Roxana Lazo, El Faro

Alrededor de 600 periodistas e intelectuales de 47 países condenaron los ataques del gobierno de Nayib Bukele contra El Faro y el periodismo independiente de El Salvador. Este 29 de septiembre, el jurado del prestigioso premio Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia, el Consejo Rector de la Fundación Gabriel García Márquez, Reporteros sin Fronteras y la Sociedad Interamericana de Prensa emitieron sendos pronunciamientos en los que exigen al presidente Nayib Bukele que cese los ataques contra medios críticos en el país. 

El Consejo Rector de la Fundación Gabo hizo llegar este martes 29 de septiembre al relator especial para la libertad de expresión Edison Lanza una carta en la que manifiestan un «rechazo al ataque del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, contra El Faro y otros medios de prensa de ese país». La carta va firmada por más de 500 periodistas e intelectuales de Iberoamerica, Estados Unidos, Europa, África y Asia. 

La misiva ha sido divulgada cinco días después de que el presidente salvadoreño asegurara, en cadena nacional, que el Ministerio de Hacienda está tratando de construir un caso de evasión y lavado de dinero contra El Faro. Bukele, además, dedicó buena parte de la cadena, de casi dos horas, para deslegitimar a este y otros medios de comunicación, a los que acusó de mentir sistemáticamente y de tener como objetivo atacar a su gobierno y encubrir a la oposición. 

«Expresamos nuestro más enérgico rechazo a la escalada de ataques contra la prensa independiente de El Salvador y el Estado de Derecho ejercida por el presidente de ese país, Nayib Bukele», se lee en la misiva.

Durante el primer año del gobierno de Bukele, los ataques a la prensa han sido constantes en El Salvador. A inicios de septiembre, la Asociación de Periodistas de El Salvador tenía registrados 61 casos de vulneraciones de parte del gobierno contra la prensa. Entre los casos registrados hay bloqueo de información pública o declaraciones estigmatizantes en contra de reporteros y medios. Según Angélica Cárcamo, presidenta de la entidad, “con la llegada de Nayib Bukele al Ejecutivo el número de vulneraciones desde ese órgano del Estado aumentó en 381.25 % en su primer año de gobierno (61 casos respecto a los 16 reportados en el último año de Sánchez Cerén)”.

Contra El Faro, la escalada en los ataques comenzó a registrarse a inicios de julio pasado, cuando funcionarios de Gobierno difundieron una nota anónima de La Página, un medio bajo control del Ejecutivo, que acusa a un periodista de El Faro de abuso sexual y a una veintena más y a su dirección de encubrimiento. La periodista aludida en esa publicación desmintió a mediados de julio lo afirmado por La Página y negó haber sido entrevistada por ese periódico. “Todas las acusaciones de delitos hechas en esas publicaciones son falsas”, dijo en un comunicado. Pese a los desmentidos, la Fiscalía General tiene un caso abierto por este caso. Luego, Hacienda notificó a El Faro de  una auditoría fiscal en la que se ha solicitado información que no tiene que ver con asuntos tributarios.  

«Ese clima de acoso y estigmatización de los medios de comunicación que fiscalizan al poder ha recrudecido en las últimas semanas y alcanzó niveles inauditos, después de que El Faro revelara el 3 de septiembre una negociación secreta entre el Gobierno de Bukele y una de las más peligrosas bandas del crimen organizado de ese país (la Mara Salvatrucha, MS-13), con vistas a las elecciones de 2021 en El Salvador», se lee en la carta, en alusión a una investigación publicada por este medio en la que se revela una negociacion secreta entre el Gobierno de Bukele y la Mara Salvatrucha 13.

A juicio de los firmantes, el punto de quiebre ocurrió cuando en la cadena nacional del 24 de septiembre, Bukele aseguró que contra este periódico hay una investigación de lavado de dinero y evasión tributaria. “Consideramos de suma gravedad que el Presidente utilice una cadena nacional para anunciar una investigación contra un medio de prensa, siendo que aún no han terminado las auditorías y ni el Ministerio de Hacienda ni la Fiscalía han notificado al periódico irregularidad alguna en su contabilidad ni la existencia de una investigación por estos delitos”, se lee en la misiva. 

La carta hace hincapié que no solo El Faro es víctima de los abusos de poder por parte del presidente Bukele, sino que el resto de prensa independiente y de medios críticos en El Salvador: «No solo El Faro fue blanco de los ataques del presidente Bukele el 24 de septiembre. Tres cuartas partes de su alocución de dos horas -transmitida a todo el país- estuvieron dedicadas a denostar y descalificar el trabajo de otros medios de comunicación, como Factum, Focos, GatoEncerrado, El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica, Colatino y El Mundo».

«La intención de Bukele es suprimir cualquier voz disidente»

Los periodistas  e intelectuales que firman la carta promovida por la Fundación Gabo hacen tres peticiones a la relatoría de la CIDH: Monitorear “con extrema urgencia la situación en El Salvador al más breve plazo”. Además, piden pronunciarse cuanto antes de manera pública sobre su opinión calificada ante hechos ocurridos en el país “a la luz de los estándares interamericanos de libertad de expresión». Finalmente, requieren que la CIDH haga un pronunciamiento formal para que el gobierno de Bukele sepa que “la relatoría estará observando detenidamente las condiciones de la prensa en El Salvador”. 

Entre los firmantes de la carta se encuentran figuras como el cantautor Ruben Blades, la poetisa Gioconda Belli y el actor Diego Luna, así como periodistas y escritores de la talla de Juan Villoro, Martin Caparrós, Jon Lee Anderson, entre muchos otros. La periodista mexicana Carmen Aristegui, que también firma la carta, preguntó por la misma a Edison Lanza en su programa de entrevistas transmitido el 29 de septiembre. Lanza respondió: «Confirmo que recibí esa carta de 500 personalidades del mundo del periodista, de la cultura y la literatura de toda la región preocupadas por el ataque contra la prensa y en particular contra El Faro».

Según el relator, «las alarmas ya están más que encendidas» y las acciones de Bukele no dejan duda de la «brutalidad» de sus acciones. «La intención que tiene es la de suprimir directamente cualquier voz disidente, cualquier voz periodística independiente que pueda revelar el poder. Chávez, Correa, Maduro, Ortega, tienen ese mismo estilo. Lo alarmante en este caso es que va más rápido», dijo. 

La misiva impulsada por la Fundación Gabo finaliza con un mensaje de alerta compartido por Lanza: “Los ataques violan las garantías institucionales de un estado democrático. La criminalización y estigmatización de los medios de comunicación y de los periodistas deteriora gravemente el Estado de Derecho».

Jurado del Maria Moors Cabot condena ataques a la prensa

Este 29 de septiembre, también el Jurado del Premio Maria Moors Cabot condenó «enérgicamente la escalada de ataques, amenazas e intimidación por parte del gobierno de El Salvador y sus seguidores contra El Faro», catalogando de «alarmante» lo ocurrido el pasado 24 de septiembre. 

El Maria Moors Cabot es el más antiguo reconocimiento en el periodismo, que otorga la Universidad de Columbia, institución que también entrega los premios Pulitzer. El jurado del premio enfatiza que «es alarmante que el presidente Nayib Bukele utilizara un discurso en cadena nacional» para «anunciar que El Faro está siendo investigado por ‘lavado de dinero y evasión fiscal’, un claro acto de intimidación incompatible con los principios democráticos».

En el comunicado, la organización demanda al presidente Bukele que «cese de inmediato con la campaña de difamación» contra El Faro, su fundador, Carlos Dada, y que «se abstenga de nuevos ataques, amenazas e intimidación contra ellos y cualquier otro periodista y medio de comunicación».

La organización también condenó las acciones de «trolls agresivos en las redes sociales», que «han atacado en forma sistemática a otros periodistas y medios de comunicación, incluidos La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy, Revista Factum, Focos y Revista Gatoencerrado. 

«El Jurado del Premio Cabot está conmocionado y consternado al ver el número creciente de ataques que el presidente Bukele y su gobierno están llevando a cabo contra la libertad de prensa y el estado de derecho en El Salvador», se lee en el comunicado. 

Compartir
Compartir