27 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Messi dijo que no se presentará a pruebas médicas con el Barcelona

La cuerda está cada vez más tirante. Ninguno de los dos afloja. Lionel Messi ya se siente afuera del Barcelona y por eso decidió que no se presentará este domingo en el club para realizar el test de PCR que es parte del protocolo dispuesto para el regreso a las prácticas un día después. En la vereda de enfrente, los dirigentes insisten en que no tienen intenciones de sentarse a negociar la salida del crack argentino y le recuerdan que tiene contrato vigente, según un informe que publicó en la tarde del sábado el Diario El Clarín.

Al parecer el divorcio no se hará en buenos términos. Resta saber qué tan ilesas salen las partes en la negociación y cómo resuelven la división de bienes.

El Clarín dice que en silencio y dejando trascender ciertos movimientos, otra vez fue el futbolista argentino quien jugó primero su ficha. Le hizo saber al club y al mundo que no lo esperen en la Ciudad Deportiva Joan Gamper este domingo para las pruebas médicas y que tampoco iniciará las prácticas el lunes como estaba previsto. Traducido: yo ya no soy jugador del Barcelona.

En la misma comunicación, la Pulga se habría puesto a disposición para negociar con el presidente del club, Josep María Bartomeu y con la junta directiva, su salida del club.

Las paredes de Barcelona ya despiden a Lionel Messi. Foto: REUTERS/Nacho Doce

Si bien la novela arrancó hace rato, la historia encontró su clímax el pasado martes con el famoso burofax que Messi envió al club para manifestar su decisión de irse ahora mismo. Con ese documento dejaba asentado que hacía uso de la cláusula que le permitía al final de temporada interrumpir el vínculo que tiene con la institución hasta junio de 2021.

La bola de nieve creció a pasos agigantados. El club mantiene su respuesta tajante: no quieren venderlo, se aferran a la cláusula de rescisión de 700 millones de euros y están dispuestos a hacer todo lo necesario para torcer el brazo de su capitán y lograr que continúe en el club en el que vive y juega hace 20 años. Incluso Bartomeu hizo trascender que ponía su renuncia a disposición para que Leo siguiera.

Enseguida se sumaron a la bola de nieve los posibles destinos del crack argentino. Y allí, si bien hubo versiones de todo tipo, el Manchester City parece haber ganado la carrera. 

Pero el calendario ofrecía una fecha clave para empezar a descifrar cómo seguiría esta historia. Domingo 30 de agosto: primer compromiso oficial de la nueva temporada para Lionel Messi.

Y Leo no estará allí. En consonancia con lo que transmitió a través del burofax, el argentino considera que ya no tiene que seguir la agenda que marca el Barcelona y no irá a la Ciudad Deportiva donde el plantel culé se someterá a los hisopados que forman parte del protocolo para el regreso a los entrenamientos.

Compartir
Compartir