22 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

«Me siento bien», dice Trump; médicos, optimistas

Sean P. Conley, el médico del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha mostrado «cautelosamente optimista» sobre el avance de la situación del mandatario tras ser ingresado por su contagio de coronavirus, aunque ha advertido de que todavía no está fuera de peligro.

En un comunicado publicado a última hora de este sábado, ha informado de que se han realizado «progresos sustanciales» desde su diagnóstico y ha añadido que Trump ha completado su segunda dosis de remdesivir «sin complicación» y permanece «sin fiebre y sin respiración asistida».

Fiel a su estilo, el mandatario publicó este sábado por la tarde un vídeo en su perfil de Twitter, en el que desde el hospital y en una mesa de desapacho, llama a la calma sobre su estado de salud. «Me siento bien, el verdadero reto vendrá durante los próximos dos días», sentencia en el mensaje.

«No tenía elección. Me dieron la posibilidad de quedarme en la Casa Blanca: enciérrese allí, no salga, ni siquiera vaya al Despacho Oval. Quédese arriba y disfrute. Ni vea ni hable con gente. Pero no puedo hacer eso, debo estar al frente«, cuenta. «Esto es Estados Unidos, este es el país más poderoso del mundo. No puedo encerrarme en una habitación, quedarme seguro y decir: ‘Que pase lo que tenga que pasar’», añade. En el vídeo también se refiere a su esposa : «Ella es un poco más joven que yo, como saben. Conocemos la enfermedad y cómo afecta a la gente mayor y joven. Melania está recuperándose como estadísticamente se espera de ella».

Sin embargo, fuentes de la Casa Blanca advertían de que el estado de salud de Trump es «muy preocupante».«El presidente está muy bien esta mañana, estamos extremadamente contentos con su progreso» según el médico del presidente, Sean Conley, que ofreció el primer parte desde que el presidente fue hospitalizado el viernes. El asesor médico del mandatario, Shaun Dooley, aseguró que Trump está recibiendo cuidado médico multidisciplinar, «todas las funciones de sus órganos son correctas y no tiene problemas en respirar. Está excepcionalmente animado», añadía.

El equipo de médicos del hospital señaló ayer que el presidente mostraba una ligera mejora en los síntomas, con una disminución de la fiebre, aunque dejaron la puerta abierta a la especulación al no proporcionar respuestas específicas sobre si Trump recibía oxígeno, la cronología del diagnóstico de coronavirus del presidente o los resultados del escáner pulmonar.

Esta falta de precisión dio pie a todo tipo de rumores, incluido el de que su salud sería peor de lo indicado.

Por si fuera poco, desde la propia Casa Blanca se alimentó la incertidumbre al afirmarse, poco después de la rueda de prensa, que el estado de salud del presidente es «muy preocupante». Además, la fuente advertía de que «las próximas 48 horas serán críticas». «Los signos vitales de las últimas 24 horas han sido muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas para su estado. Aún no estamos en el camino para una recuperación plena», explicaba la fuente. El único responsable de la Casa Blanca durante la rueda de prensa del equipo médico en el Hospital Militar Nacional Walter Reed era el jefe de gabinete, Mark Meadows.

Con el presidente Trump hospitalizado por Covid-19 a un mes del plazo electoral, los norteamericanos han entrado en una nueva fase de incertidumbre que sitúa las elecciones en territorio inédito, la confirmación al Tribunal Supremo en el aire y, los escenarios políticos inmediatos, entre lo inédito a lo extraordinario.

Compartir
Compartir