octubre 20, 2020

No es la noticia: es la forma de contarla

Les daban carne de caballo y burros enfermos dentro del plan de alimentación escolar

La Fiscalía General de la Nación dejó al descubierto  una actividad ilícita que puso en riesgo la salud de los niños beneficiarios  del Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Bucaramanga y municipios de Santander.

En las raciones alimentarias que entregaban a diario, daban carne de caballo y de burro gracias a engaños de Fernando Trujillo Gómez, alias El Padrino o El Gemelo, un comerciante de la región.

Las investigaciones de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía, en trabajo articulado con la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (DIPRO), permitieron conocer que Trujillo Gómez, en asocio con otras personas, compraba caballos y burros, muchos de ellos enfermos o muertos, en la Costa Atlántica.

Utilizando guías de movilización falsas trasladaba los animales hasta Bucaramanga y allí los sacrificaba. La carne era tratada con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda y darle un color rojizo. Luego, la empacaban al vacío y le ponían sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res.

Como un producto vacuno era facturado y soportado para distribuirlo.

Mediante este engaño, alias El Padrino o El Gemelo vendió semanalmente entre 2.000 y 2.500 kilogramos de carne a los operadores del PAE en Bucaramanga y Santander. La actividad ilegal la habría realizado entre mayo de 2018 y septiembre de 2019, y le representó ingresos superiores a los 500 millones de pesos.

Compartir
Compartir