25 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

La UNESCO insta a Turquía a preservar el valor universal de Santa Sofía

El gobierno turco promulgó un decreto para reconvertir en mezquita el histórico monumento situado en Estambul. Santa Sofía es un museo desde 1935 y forma parte del Patrimonio Mundial desde 1985. La UNESCO recuerda al Gobierno de Turquía que la inscripción en esa lista conlleva una serie de compromisos y obligaciones legales. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) hizo patente este viernes su preocupación por la decisión del gobierno turco de reconvertir el museo de Santa Sofía en mezquita, que desde 1935 opera como museo.

El emblemático monumento de la capital de Turquía es parte de las “Zonas históricas de Estambul” y, como tal, fue inscrito a partir de 1985 en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El presidente de ese país, Recep Tayyip Erdogan, firmó hoy un decreto que ordena la conversión en templo islamista del histórico edificio construido en el siglo VI.

La emisión del decreto se produjo horas después de que un tribunal allanara el camino legal para darle un carácter religioso a la monumental construcción visitada cada año por millones de turistas de todo el mundo, al anular la disposición que la secularizó en 1934.

Compromisos y obligaciones

La UNESCO respondió al anuncio recordando a Turquía que todo registro en la Lista del Patrimonio Mundial “conlleva una serie compromisos y obligaciones legales”, por lo que el Estado debe “garantizar que no se modifique el valor universal excepcional de los bienes inscritos en su territorio”.

La agencia de la ONU agregó que cualquier cambio “requiere la notificación previa” del país en cuestión a la UNESCO y, en caso necesario, debe ser examinada por el Comité del Patrimonio Mundial.

“Instamos a las autoridades turcas a entablar un diálogo antes de adoptar cualquier decisión que pueda socavar el valor universal del sitio”, declaró la UNESCO, e informó que ha enviado varias cartas al gobierno de ese país, planteándole esta petición.

Cristianismo e islam

Santa Sofía se localiza en la ribera occidental del Bósforo. En sus primeros nueve siglos de existencia sirvió como catedral de la iglesia ortodoxa oriental, con un breve periodo en el que fue católica.

Debe su nombre al significado griego de la palabra, es decir, “sabiduría”, interpretado por los historiadores y filósofos como un reconocimiento de la existencia de dios.

Su belleza arquitectónica y dimensiones, hicieron de Santa Sofía el icono del imperio bizantino, pero la caída de Constantinopla en 1453 frente a los otomanos cambió su rumbo y la convirtió en la principal mezquita de la época de esa ciudad, rebautizada entonces como Estambul. Los cuatro minaretes distintivos datan de esta conversión.

La majestuosidad del inmueble fue un hito del diseño basado en la ingeniería del arte clásico. Su enorme domo sólo pudo ser replicado un milenio más tarde cuando se edificó en Roma la basílica de San Pedro

Compartir
Compartir