26 de febrero de 2021

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Hijos de Jorge Oñate se aferran a un milagro

Tras varias semanas desde que fue hospitalizado en el Instituto Cardiovascular de Valledupar, la fe en Dios no se desvanece entre quienes han seguido la carrera del “Jilguero de América”, Jorge Oñate, un gran impulsor del vallenato y ejemplo para las nuevas generaciones.

Sus familiares no pierden la esperanza en la recuperación del cantante, y se aferran devotamente a un milagro. “Nosotros estamos aferrados a un hilo de esperanzas, porque mientras haya vida, hay esperanzas. Dios todo lo puede y en sus manos está la última palabra sobre la vida de mi padre. Sigue vivo y esa es nuestra gran fortaleza, manifestó Jorge Luis Oñate, hijo de ‘El Jilguero de América’ en entrevista con Noticias Caracol.

Reiteró que su hermana y su cuñado han podido entrar a la Unidad de Cuidados Intensivos a verlo. Le realizaron un ejercicio de estímulo a lo que respondió satisfactoriamente, así como la música cristiana ha sido su mayor fortaleza.

Reiteró que el intérprete de ‘Palabras al viento’ no tiene muerte cerebral, “seguimos en cadena de oración, está muy delicado pero estable, con signos de mejoría evidentes”, afirmó.

 “Se encuentra recibiendo atención médica por un equipo multidisciplinario, liderado por los especialistas en Cuidados Intensivos, e incluyendo especialistas en Nefrología, Infectología, Cardiología y la valiosa participación del equipo de enfermería y terapeutas. Gracias a estos cuidados, ha presentado estabilización de sus signos vitales; en las últimas horas ha tenido tendencia a la mejoría, con buena respuesta a los tratamientos establecidos”.

Su pronóstico continúa siendo reservado, “seguimos haciendo todos los esfuerzos necesarios para mantener esta mejoría y le pedimos al Todopoderoso su pronta recuperación”, dice el comunicado.

Entre tanto, las oraciones no cesan. Familiares, amigos, seguidores y hermanos de la iglesia cristiana en donde se congrega Oñate, siguen aferrados a Dios y con la esperanza de verlo salir lleno de vida del centro asistencia.

Compartir
Compartir