22 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Fiscalía desmanteló banda de «Los nuevos costeños»

La Fiscalía General de la Nación propinó un duro golpe a las organizaciones del crimen organizado que tienen injerencia en el departamento del Atlántico.

Un juez de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a quien sería el cabecilla del Grupo de Delincuencia Organizado (GDO) conocido como ‘Los Nuevos Costeños’.

Se trata de Pedro Gabriel Padilla Aguirre, alias El Popo, judicializado por la Fiscalía como presunto responsable de los delitos de concierto para delinquir y extorsión, ambos agravados.

Esta captura sigue los lineamientos estratégicos trazados por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, en cuanto a la priorización de investigaciones por delitos que afectan la seguridad ciudadana, y configura la desarticulación por completo de esta red delincuencial.

Padilla fue detenido en el marco de la operación Fénix,desarrollada por integrantes de la Fiscalía, la Policía y el Ejército Nacional, y se suma a la captura, en días pasados, de ocho personas señaladas de tener vínculos con ‘Los Nuevos Costeños’.

En su momento estas personas fueron imputadas, según hechos individuales, como presuntas responsables de delitos de extorsión agravada, en concurso con concierto para delinquir agravado, por darse con fines de extorsión y tráfico de estupefacientes; tráfico, fabricación y porte de armas de fuego.  

‘Los Nuevos Costeños’

Labores de policía judicial evidenciaron cómo los habitantes de los barrios La Pradera, El Golfo, Los Ángeles, Los Olivos 1 y 2 de Barranquilla y sus alrededores venían sufriendo amenazas e intimidaciones personales y telefónicas, por parte de integrantes de esta organización criminal.

Las búsquedas selectivas en base de datos, los reconocimientos fotográficos y las interceptaciones telefónicas realizadas en la investigación evidenciaron el modus operandi de la red criminal que exigía elevadas sumas de dinero a sus víctimas so pena de atentar contra sus vidas o la de sus familiares.

Las autoridades vinculan este GDO con delitos de tráfico de armas de fuego y expendio de sustancias estupefacientes, lo mismo que con hurtos y hechos sicariales en los lugares donde ejercían influencia.

Compartir
Compartir