5 de diciembre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Crece escándalo por correos encontrados en computador de hijo de Biden

El periódico estadounidense New York Post ha sacado a la luz una serie de correos electrónicos que destapan una supuesta trama de corrupción en la que se ven envueltos el hijo del aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hunter Biden, y el propio Joe Biden, en relación con la polémica empresa ucraniana productora de gas natural, Burisma Holdings, investigada por corrupción y fraude; y otra maniobra presuntamente corrupta con otra empresa en China, revela el portal digital NIUS internacional.

El Presidente y candidato, Donald Trump habló de la historia publicada en el tabloide New York Post, de procedencia dudosa –a la que él le cree totalmente– , sobre Hunter Biden, hijo del aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, para acusar a su rival en las elecciones del 3 de noviembre de corrupción.

 «Joe Biden es un político corrupto y todo el mundo lo sabe. Ahora tienen la prueba, puede que como nunca lo haya habido contra ningún político de alto nivel. Con ordenador portátil incluido. ¡Este es el segundo mayor escándalo político de nuestra historia!», dijo Trump.

Los artículos del New York Post se basan en correos electrónicos y otros materiales digitales recuperados de un ordenador portátil que supuestamente pertenecía a Hunter Biden, una copia de los cuales fue facilitada al diario neoyorquino por el exalcalde de Nueva York y abogado de Trump, Rudy Giuliani.

En los primeros correos electrónicos publicados, se puede leer: “Estimado Hunter, gracias por invitarme a (Washington) DC y darme la oportunidad de conocer a su padre y pasar un tiempo juntos. Es realmente un honor y un placer”, escribió el asesor de la junta de Burisma, Vadym Pozharskiy, a Hunter Biden el 17 de abril de 2015.

Según NIUS, Un correo electrónico anterior, de mayo de 2014, también muestra a Pozharskyi, pidiéndole a Hunter “consejo sobre cómo podría usar su influencia” en nombre de la compañía, ha publicado en NYP.

En aquellos años, Hunter Biden estuvo trabajando para la empresa ucraniana de explotación y producción de energía como miembro de la junta directiva (2014-2019), mientras su padre ocupaba el puesto de vicepresidente durante la administración de Barack Obama. En el año 2015, cabe recordar, que Joe Biden, junto a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), presionó para obtener la renuncia del fiscal que estaba investigando a Burisma por corrupción, Victor Shokin, acusándolo de hacer la vista gorda ante los problemas (de corrupción) en Ucrania.

El FMI también amenazó con retener 40 mil millones de dólares a Ucrania si no eliminaba a Shokin, quien finalmente fue despedido en marzo de 2016 cuando su investigación sobre Burisma ya había estado inactiva durante un tiempo.

La presión ejercida por Biden para el despido del fiscal, fue denunciada por los republicanos cuatro años más tarde, en 2019. Pero desembocó en un proceso de «impeachment» al que se tuvo que enfrentar Donald Trump por supuestamente haber intentado explotar lo que muchos consideran uno de los puntos más débiles de Joe Biden: su hijo, Hunter Biden.

El escándalo surgió a raíz de que un informante de los servicios de inteligencia denunciara que Trump intentó presionar al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, para que investigara los negocios de Hunter en el sector energético del país europeo.

Joe Biden por su parte, negó los hechos, declarando el 21 de diciembre de ese año: “Nunca he hablado con mi hijo sobre sus negocios en el extranjero (…) Trump está usando un abuso de poder y cada elemento de la presidencia para tratar de difamarme”. Posteriormente, Biden aseguró en repetidas ocasiones que nunca hubo un conflicto de intereses o irregularidades que los involucrara con Burisma.

Hunter se unió a la junta de Burisma en 2014 y sirvió un mandato de cinco años, pero supuestamente nunca visitó Ucrania por negocios de la empresa en esos momentos.  

La publicación del NYP vuelve a sacar a la palestra el caso, poniendo en entredicho las declaraciones del candidato demócrata a la presidencia. No obstante, el diario no confirma si Biden llegó a conocer a Pozharsky, ni que Hunter hablara con su padre sobre la reunión a la que hace alusión.   

El dueño de una tienda de arreglos de ordenadores alerta al FBI 

Los correros electrónicos aparecieron en un ordenador portátil que fue entregado en un taller de reparaciones en el estado natal de Biden, Delaware, en abril de 2019: “El cliente que trajo el MacBook Pro dañado por el agua para su reparación, nunca pagó por el servicio, ni recuperó el ordenador ni el disco duro en el que estaba almacenado su contenido, según el propietario de la tienda, quien dijo que intentó repetidamente comunicarse con el cliente”, relata en NYP en su diario.

“El dueño de la tienda no pudo identificar al cliente como Hunter Biden, pero dijo que el ordenador portátil tenía una pegatina de la Fundación Beau Biden, que lleva el nombre del difunto hermano de Hunter y ex fiscal general de Delaware”, continúa diciendo el periódico en su publicación.

El dueño del taller alertó al FBI del material que contenía el ordenador. Las fotos de una citación judicial federal de Delaware entregadas al New York Post muestran que tanto la computadora como el disco duro fueron confiscados por agentes federales en diciembre de 2019, según informó el periódico. Pero antes de entregarlo a las autoridades, el dueño del taller se quedó con una copia y se la dio a Robert Costello, abogado del ex alcalde Rudy Giuliani, quien entregó el material extraído al NYP, después de que el ex asesor de Trump, Steve Bannon revelara su existencia.

Con respecto a la presunta trama de corrupción que implica a Joe Biden y a su hijo, la campaña del líder demócrata negó todo el informe publicado por el periódico estadounidense: “Hemos revisado los horarios oficiales de Joe Biden desde el momento y ninguna reunión, como alega el New York Post, se llevó a cabo”, dijo el portavoz de la campaña Andrew Bates en un comunicado.

Los correos electrónicos revelados ahora, son, según el abogado Costelló, una pequeña muestra de los cerca de 40.000 mensajes -además de miles de mensajes de texto-, que se encontraron en el disco duro de un ordenador portátil que presuntamente pertenece a Hunter Biden.

Compartir
Compartir