23 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Brasil suspendió el carnaval 2021

Río de Janeiro ha suspendido el Carnaval de febrero del 2021 debido a la pandemia de coronavirus. Las escuelas de samba han tomado la decisión de aplazar sus mundialmente famosos desfiles, que no se celebrarán por primera vez desde principios del siglo pasado. «Llegamos a la conclusión de que el evento debe ser aplazado. No podemos hacerlo en febrero», ha explicado a la prensa Jorge Castanheiras, presidente de la Liga Independiente de Escuelas de Samba (LIESA) que organiza los desfiles.
En virtud de toda esta inseguridad, de esa inestabilidad con relación a la ciencia y de no saber si en febrero vamos a tener o no una vacuna, llegamos a la conclusión de que el proceso tiene que ser aplazado», ha señalado Castanheira.

El dirigente ha destacado que las escuelas «no tienen tiempo ni condiciones financieras y de organización para tornar viable los desfiles en febrero» y no ha descartado que los festejos en el sambódromo Marqués de Sapucai se lleven a cabo en junio del 2021, como solución «alternativa» sin tener que «cancelarlos» definitivamente. También ha apuntado que para no «perjudicar» la realización del Carnaval del 2022, por tiempo de preparación y recursos financieros, la edición de 2021 podría realizarse en «otro tipo de formato menor».

Desfiles masivos
El carnaval de Río es una verdadera pesadilla para un epidemiólogo durante una pandemia. El evento atrae cada años a millones de turistas, además de los locales. Multitudes bailan por las calles y acuden en masa al icónico ‘Sambódromo’ de la ciudad para contemplar o participar en desfiles masivos. A lo que se añaden fiestas que duran toda la noche en lugares cerrados.

Las escuelas de samba de élite de la ciudad, que suelen pasar todo el año preparando sus elaborados desfiles, habían dicho en julio que sería difícil organizar el evento para febrero de 2021 si aún no había certeza sobre una vacuna para el nuevo coronavirus a fines de septiembre.

«Es un aplazamiento»
«No es una cancelación, es un aplazamiento. Estamos buscando una solución alternativa, algo que podamos hacer cuando sea seguro contribuir a la ciudad, pero no estamos lo suficientemente seguros como para fijar una fecha», ha insistido Castanheiras.

Compartir
Compartir