30 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

Barcelona, con Messi como figura, derrotó 3- 1 al Napoli

Barcelona, con Lionel Messi como figura y autor de un gol, superó por 3-1 a Napoli en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League y se clasificó para los cuartos, donde se medirá con Bayern Munich. El rosarino anotó el segundo tanto y, además, recibió del penal que convirtió Luis Suárez. En esa jugada, el capitán quedó tendido en la cancha por algunos minutos y llevó preocupación al cuerpo técnico.

A los 2 minutos, la primera situación clara la tuvo Napoli: tras dos rebotes, el último en Gerard Piqué, le quedó la pelota casi en el área chica a Dries Mertens, que pifió en la definición y el balón dio en el palo, del lado externo.

Sin embargo, a los 10, Clement Lenglet de cabeza abrió el marcador para Barcelona, de cabeza, tras un córner ejecutado por Ivan Rakitic. Los napolitanos se quedaron reclamando un empujón del francés, pero el árbitro no recibió ningún alerta desde el VAR.

Messi inventó un golazo a los 23. Se metió en el área entre rivales que lo presionaban y tropezó, pero la pelota quedó a la deriva y el rosarino se levantó de inmediato y de zurda la puso junto a un paso, para sellar el 2-0.

Siete minutos después, Messi la paró con el pecho en un centro, se sacó de encima a su marcador y definió por encima de David Ospina. Era el 3-0, pero desde el VAR esta vez sí intervinieron para anular la jugada y, aunque no se explicó qué fue lo que se cobró, se dio a entender que había tocado una mano del argentino en el control.

A los 40, otra vez Messi fue protagonista de una acción definida que no había observado el juez y fue advertido por el VAR. El capitán presionó desde atrás dentro del área a Koulibaly, que cuando quiso despejar le pegó a Leo, que quedó varios minutos en el piso, muy dolorido, y preguntó cuánto faltaba para el final del primer tiempo. Al ver las imágenes al costado de la cancha, el árbitro marcó la falta que no había visto en el juego. Luis Suárez se hizo cargo del penal y estableció el 3-0. El rosarino completó esos minutos finales sin participar del juego.

En tiempo de descuento, en esa etapa Napoli consiguió acortar la diferencia, con un penal que le hicieron a Mertens y marcó Lorenzo Insigne, tocándola a la derecha de Ter Stegen.

Messi volvió en el segundo tiempo a la cancha, donde Napoli estaba obligado a empatar el partido, al menos, para no quedar en el camino. Insigne, de cabeza, estuvo cerca del descuento a los 7, tras capturar un rebote dentro del área, pero el arquero del equipo catalán controló sin problemas. Los italianos se descuidaban atrás buscando el descuento que los sostuviera con alguna ilusión (el palo y Ter Stegen salvaron en ocasiones consecutivas) y se generaban espacios para los delanteros locales.

Barça llega a los cuartos de final de la Champions, el máximo objetivo que le queda al club catalán en una opaca temporada en la cual no pudo lograr ni la Liga de España ni la Copa del Rey. Y en un momento crucial para el entrenador Quique Setién, quien se encuentra en la cornisa después de un año en el que ni los rendimientos ni los resultados fueron los esperados.

Tomado de La Nación

Compartir
Compartir