30 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

«Así sobreviví al coronavirus»

Empleados de hospital con equipo protector atienden a un paciente en camilla

Un paciente cuenta su lucha desde que supo que se había contagiado.

Por Anuar Saad

No nos digamos mentiras: uno siempre cree que las cosas malas le pasan a los demás. No sabemos a ciencia cierta qué es lo que hace que pensemos que si el mundo se cae, el pedazo de mundo que habitamos nosotros va a quedar intacto. Tal vez este pensamiento haya sido uno de los factores para que un virus terrible y altamente contagioso se propagara con facilidad: sólo, cuando alguien cercano cae víctima de él, entendemos que también nos puede pasar a nosotros.

Carlos Espinoza (llamaremos así a nuestro personaje quien pidió mantener la reserva de su nombre) es un hombre alto y fuerte como un roble. Dedicado a la ganadería,  demostraba esa vitalidad envidiable que alguien, acostumbrado a los quehaceres propios de esa profesión, suelen poseer.

La última vez que nos vimos fue en una reunión de amigos en diciembre del año pasado a la que se presentó alegre con una botella de Chivas Regal de 18 años que, cuando puso en la mesa, ya le faltaban más de cuatro dedos.

-Es que del camino hacia acá me tomé unos cuántos- dijo.

Sus amigos atribuíamos su silencio de las últimas semanas a que el hombre estaba dedicado a cuidarse y también, a pasar revista por una población del Magdalena donde tenía parte de su ganado.

Pero hoy, después de más de casi un mes de silencio, puso un mensaje en el grupo:

-“Compañeros, no quería comentar nada, pero hasta ahora empecé a salir del hijueputa Covid ese”.

Después de las lógicas muestras de cariño y solidaridad, todos queríamos saber qué le había pasado y cómo había vivido estos días de enfermedad.

-Ustedes no saben lo que es dormir durante diez días pegado a una bala de oxígeno-dijo en el mensaje con una voz tan triste que no parecía la suya.

“Todo me empezó con una fiebre muy alta que no se bajaba con nada. Después me atacó un dolor de cabeza terrible y una flojera tan grande que no me daba ganas de hacer nada. La primera prueba que me hice, dio negativa pero a los pocos días me hice otra y salió positiva- narra él para empezar a relatar el drama que vivió los días posteriores.

Dice que lo siguiente, fue soportar la hospitalización. “Fui muy bien atendido en la EPS Sanitas. No puedo quejarme. Tuve buenos médicos que empezaron un tratamiento agresivo combatiendo la fiebre y la falta de aire que me atacaba: tenía el 85% de oxigenación, por lo que me recluyeron en un gran salón donde habían por lo menos diez más enfermos como yo.

-¿Saben lo que es dormir con diez personas a tu lado tosiendo más que tú y que se veían peor que tú? Eso fue lo más terrible: crees que te vas a morir. Me inyectaron betametaxona y otras drogas para los pulmones y para bajar la fiebre, pero el coro de toses y lamentos, me hacían sentir más enfermo.

Fue cuando pidió en la clínica que le dieran hospitalización en casa y las siguientes tres semanas la pasó durmiendo en su alcoba, con los medicamentos recetados y pegado a la bala de oxígeno.

“Mi suegro no corrió con la misma suerte. Los dos nos contagiamos al mismo tiempo y es la hora y no sé cómo pasó: soy el hombre más maniático del mundo con las mascarillas, el alcohol,  gel, el jabón…en fin. De pronto un asintomático nos habló o tocamos algo que estaba infectado, nos rascamos la cara…no sé. Lo cierto, y lo doloroso, es que mi suegro no soportó la enfermedad y murió hace unos días.

Dice que se ha motivado a compartir su historia para crear conciencia de que todos estamos expuestos y que no hay que escatimar en cuidado alguno. “Quiero que lo que viví sirva de ejemplo para que multipliquen sus cuidados. Esta es una enfermedad terrible, dolorosa y mortal. Ningún cuidado es suficiente, así que protejámonos y protejamos a los nuestros con todas las precauciones que hay que seguir”.

Hoy, Carlos Espinoza* tiene la oxigenación en el 95% y dice que ya siente de nuevo la vida cuando respira profundamente. –Tratar de respirar y no sentir el aire en los pulmones, es la sensación más horrible que he vivido en mi vida. Ya hoy puedo decir que otra vez estoy respirando, dice con la voz cortada por la emoción.

Según los médicos, en pocos días estará recuperado totalmente superando una prueba que no le desea, como él mismo dice, ni al peor de los enemigos.

Asegura que hoy valora más la vida. Al grupo de amigos de infancia. Las mamaderas de gallo. A su familia y a todos sus seres queridos. Es una lección aprendida: para salir vivos de esta, tenemos que cuidarnos: el Covid puede estar acechándonos, ahí, donde menos lo esperamos.

Compartir
Compartir