26 de octubre de 2020

Hora en Punto

No es la noticia: es la forma de contarla

De vendedora de pescado, a modelo profesional: la historia de Carmen Verbel

Carmen Verbel Ballest, de vendedora de pescado en Valledupar pasó por su belleza y porte, a ser modelo del diseñador Darío Valencia. Cortesía/EL PILÓN

Una joven cartagenera de 18 años pasó de ser vendedora de pescado a modelo de grandes pasarelas; un diseñador de esa región la descubrió cuando se encontraba en su labor de vendedora y quedó sorprendido con su belleza exótica, su porte y figura. El flechazo hizo posible que pasara del carbón del mercado de Valledupar, a las pasarelas.

“Me siento contenta, de verdad todavía no me las creo, de estar ahora mismo modelando y vestir ropa elegante cuando antes estaba con chancletas, ropa sucia, de vendedora de pescado a modelo”, declaró Carmen Verbel aún emocionada.

Asimismo, la joven cuenta que su sueño es poder estar en las grandes pasarelas de New York y Paris y que está caminando hacia ese objetivo.

En una nota que reseña el diario El Pilón de Valledupar, se cuenta que Verbel Ballesta es una imponente morena de 18 años, con 1.73 metros de altura, contextura delgada y facciones delicadas, que llamaron la atención del diseñador Darío Valencia, quien afirma que hace dos años le llamó la atención una figura de ébano que vendía pescado en una carretilla por las calles de Valledupar.

Luego de un año de preparación en modelaje y en etiqueta, Carmen Verbel Ballesta impacta modelando las creaciones del reconocido diseñador Darío Valencia. Cortesía/EL PILÓN

Era una niña muy joven con unos dientes perfectos, que parecían hechos por el mejor diseñador de sonrisas, alumbraban su rostro en contraste con su oscura piel. Al observarla detenidamente saqué mi tarjeta de presentación y le dije ‘eres la mujer de tu raza más bella que han visto mis ojos, llámame que quiero hablar contigo para que seas mi modelo’. Pasa el tiempo, pero ella nunca me llama; un día haciendo casting, la sorpresa fue volverla a ver. En la actualidad es la imagen de mis nuevas creaciones y al impulsarla en mis redes ha generado buenos comentarios, al punto que un amigo diseñador la quiere para desfilar en Ecuador”, rememoró.

La joven cartagenera, que tiene cuatro años de vivir en Valledupar, cuenta que desde niña soñaba con ser modelo, pero veía muy lejos su cristalización porque no tenía recursos para lograrlo. “Un día cualquiera una amiga me cuenta que la becaron en una fundación de modelaje y me animé a ir. Cuando Darío Valencia me dijo que podía ser modelo, quería llegar a su taller pero preparada en el oficio”, expresó.

Compartir
Compartir